CINEFILIA

Revista de cine

Miguel Albertos

Mondo trans

Escrito por cinefiliacinefilia 29-06-2018 en Festivales. Comentarios (0)

I Hate New York (2018) ESPAÑA. 75 min.

Muy posiblemente el documental estrella de la próxima edición del Lesgaicinemad no sea otro que I Hate New York, que la muestra Cinema pride nos permitió ver en su tercer año de celebración que se realiza con motivo de las actividades del Orgullo Gay, donde por un lado nos ofrece un avance de lo que se va a proyectar en noviembre y por otro una selección de lo que se premió en ediciones pasadas.

De esta manera, el pasado martes se estrenaba en primicia en Madrid, tras su paso por el festival de Málaga, este largometraje producido por J Bayona y dirigido por Gustavo Sánchez Quesada que contó con la colaboración en el guión de la escritora Lucía Etxebarría, ambos presentes en la proyección junto a destacadas personalidades de la cultura queer como Boris Izaguirre, Alfonso Albacete, Paco Becerra o el artista multidisciplinar genderfluid Jedet.

Historias entrecruzadas de cuatro artistas trans en el Nueva York post 11-S, donde transcurren sus vidas entre clubs nocturnos y su personal activismo. Somos testigos así de sus actuaciones en el mundo travesti underground en la mejor tradición del cabaret, que van desde  performances de Marilyn Monroe hasta otras de estilo punk.

Amanda Lepore vestida como Marilyn Monroe en una escena del documental

Grabaciones realizadas durante diez años que también incluyen sus dramas personales, a través de los valientes testimonios de sus protagonistas: la modelo e icono trans Amanda Lepore, Chloe Dzbilo, T de Long y Sophia Lamar, donde además teorizan sobre qué es el underground en esta vanguardista ciudad estadounidense donde todo ocurre a una velocidad de vértigo.

La cámara recoge fragmentos de sus vidas tan veraces como fugaces, más allá de un guión establecido, conformando un docudrama insólito de estas personas transgénero que viven al margen, caminando por el lado salvaje de la vida, entre el glamour y las capas más bajas de la sociedad y que llegaron a la ciudad neoyorquina desde diferentes partes del mundo para construir su propia identidad, a pesar de lo duro que pueda resultar.

Un canto a la libertad, al amor y a la identidad de género hecho por gente que ha luchado por ser fiel a sí misma fuera de todo convencionalismo social, que a la vez se convierte en un retrato de lo más inhóspito de la ciudad que nunca duerme.

Gustavo Sánchez y Lucía Etxebarría en la presentación de la película en el Círculo Bellas Artes

CINEMA PRIDE COMUNIDAD DE MADRID 2018

El ciclo de películas comenzó el lunes 18 y termina hoy viernes 22 e incluye cintas proyectadas y/o premiadas en la pasada edición del Lesgaicinemad como Tierra de Dios, Close Knit o la española Las heridas del viento, además de películas ya clásicas dentro del cine de temática LGTB: Sobreviviré (1999) de Alfonso Albacete y Un hombre llamado Flor de otoño (1978).

Entre los avances para la próxima edición del festival, que será la número 23, están: Mario, cinta suiza que habla de homosexualidad en el fútbol o la comedia estadounidense Freelancers Anonymous de la realizadora española Sonia Sebastián que triunfó en las redes con la serie lésbica Chica busca chica, que luego convirtió en película.


Después de la tormenta

Escrito por cinefiliacinefilia 28-06-2018 en Estrenos. Comentarios (0)

A la deriva **** (Adrift, 2018) EEUU. 96 min. Estreno: 29 de junio.

Reconocemos en A la deriva una manera de narrar con gran eficacia una historia real que podría haber sido desde muy plana a excesivamente dramática. No por algo, el realizador islandés Baltasar Kormákur tiene en su haber ya una docena de films y entre ellos un par de historias de supervivencia, además de esta.

Romance, aventura, supervivencia con toques oníricos e incluso fantasmales son temas que reúne esta conseguida película de entretenimiento que va un poco más allá de la novela escrita por Tami Oldham Ashcraft narrando su propia experiencia vivida en alta mar, a solas, durante 41 días.

Las limitaciones de espacio y personajes que puede tener la historia son suplidas con solvencia a través de flashbacks y secuencias nacidas de la imaginación o el desvarío de la traumática vivencia. 

Sam Claflin y Shailene Woodley son dos aventureros del mar

Su protagonista, Shailene Woodley a la que recordamos en Pájaro blanco en la tormenta de nieve (2014), última película hasta la fecha de Gregg Araki, se dio a conocer al gran público en la serie cinematográfica Divergente. Su compañero, Sam Claflin, viene de otra saga adolescente de éxito, Los juegos del hambre.

ESCENA CINEFILIA

La reveladora escena en que vemos que el convalenciente marido de la protagonista no se encuentra hace que un escalofrío nos recorra el cuerpo.


UN ISLANDÉS DE ORIGEN HISPANO

Quizás algunos recuerden a Baltasar Kormákur como aquel director que convenció a Victoria Abril, allá por el año 2000, para trabajar en una película en la fría Islandia, 101 Reikiavik. La actriz española ya había hecho de lesbiana en Felpudo maldito (1995) y aquí era una profesora de flamenco que enamoraba a la madre del protagonista.

Baltasar Kormákur protagonizó su película anterior Medidas extremas (The Oath)

Era la ópera prima de un director islandés cuyo padre era un pintor catalán y que además es actor y productor de films propios y ajenos, así como guionista. Esta es su quinta película en EEUU, aunque la anterior (Medidas extremas) tuvo producción de su país, donde no hace mucho que también hizo una serie de televisión.

Tanto sus películas Everest (2015) como The Deep (2012) son historias reales de supervivencia, una en las montañas y la otra también en el mar, así que Kormákur se formulaba como el cineasta perfecto para dirigir A la deriva.


La abuela Rock

Escrito por cinefiliacinefilia 27-06-2018 en Estrenos. Comentarios (0)

MEJOR PELÍCULA FESTIVAL DE CINE DE ALICANTE

Oh! Mammy Blue *** (2018) ESPAÑA.86 min. Estreno: 29 de junio.

Tras dirigir el conocido cortometraje En malas compañías (2000), Antonio Hens continuó haciendo películas de temática gay con Clandestinos (2007) y La partida (2013), esta última protagonizada por Toni Cantó y rodada en Cuba. Ahora, da un giro a su carrera con esta comedia de mujeres que tiene un componente musical, otra de sus pasiones.

El origen de la historia se basa en el interrogante de ¿Qué pasaría si Janis Joplin no hubiera muerto? y la vida de una cantante punk española, Paloma Romero, que se casó con Joe Strummer (The Clash) y acabó cantando para una Iglesia católica de EEUU, según nos comentaba su director y coguionista.

Carmen Maura interpreta a una ex estrella del rock recluida en una residencia para ancianos a los que involucra para formar una banda musical junto a su nieto y actuar en un festival rockero. Sin embargo cuenta con la oposición de la estricta directora del centro, María Pujalte.

María Pujalte interpreta a la directora de la residencia de ancianos

Reparto que completan Milton García (que ya trabajó con el director en La partida), Ramón Barea, Antonio Molero y María José Alfonso, que consiguió un premio de interpretación en el  Festival de Alicante, donde también se premió a la película con la Tesela de oro.

Una entretenida comedia sobre la etapa de la vida en que somos mayores y parece que no podemos hacer nada pero que sigue habiendo muchas ganas de vivir, a pesar del rechazo de la sociedad. Sin pretender profundizar en valoraciones sociales, la cinta se deja ver con agrado gracias al plantel de cómicos que la protagonizan.

ESCENA CINEFILIA

No deja de tener cierta hilaridad las abuelas fumando marihuana o en la escena en que María José Alfonso le propone sexo a Carmen Maura, cuya vis cómica salva la película sin duda.

Antonio Hens con María José Alfonso y Phil Trim, del grupo Pop Tops que cantó Mammy Blue


CHARLA CON ANTONIO HENS

Este director cordobés, últimamente ha estado más involucrado en el medio televiso (Entre olivos) y en labores de producción en películas como la venezolana Azul y no tan rosa o la cubana Verde, verde, ambas de 2012. También fue guionista de Los novios búlgaros (2003).

¿Qué supone hacer esta comedia tras tus otras películas de temática LGTB, más dramáticas? En Clandestinos ya había algún componente cómico, a mí siempre me ha tirado mucho la comedia. Trato de ver el lado cómico de la vida y tenía ganas de hacer una comedia musical y con mujeres y eso es lo que he hecho. Yo también soy productor y es importante también vender. Si puede haber un hilo común con mis películas anteriores, es un retrato de un personaje rebelde.

¿Qué piensas del musical en España? Siempre me ha interesado el musical. Me interesa mucho la música, soy músico amateur. Es verdad que la música confiere un componente abstracto, pero al mismo tiempo es un código que todo el mundo reconoce. Aunque esto no es una película estrictamente musical sí que me interesa como género.

¿Por qué Carmen Maura no ha interpretado las canciones? Buscamos una persona que tuviera una capacidad vocal mayor ya que el personaje era una cantante de rock legendaria.

¿Es más difícil hacer comedia o drama? Para mi resulta mucho más difícil hacer comedia. Primero, hay muchos grados de comedia y  yo quería huir de la comedia grotesca que se hace España, quería hacer algo más contenido, más próximo a la realidad. Hacer comedia y graduarla es bastante complicado pero en el reto es donde está el divertimento.

¿Fue complicado rodar con el grupo de ancianos no profesionales? Para nada. Decidí integrar el “coro” de ancianos a modo de componente documental. También es verdad que no hay muchos actores mayores de 80 años que estén para interpretar. Se lo pasaron bomba y fue muy divertido trabajar con ellos.

¿Cuál es tu próximo proyecto?  Se llama provisionalmente Mi gran despedida y es otra comedia de mujeres, de la clase popular de Cádiz. Son las historias de tres chicas diferentes que confluyen y explotan el día de la despedida de soltera de una de ellas. Y hay música de chirigotas.


¿Sexo explícito o pornografía?

Escrito por cinefiliacinefilia 26-06-2018 en Estrenos dudosos. Comentarios (0)

It is Not the Pornographer That is Perverse **** (AKA: Bruce LaBruce´s Fleapit, 2018) EEUU- ALEMANIA. 69 min.

El festival de cine LGTB+ de Madrid, LesgaiCineMadsolía ser el encargado de estrenar en Madrid el anticomercial cine de Bruce LaBruce. Este año, y aún con una película pendiente de estreno (Ulrike´s Brain), nos referimos a circuitos alternativos, no en salas convencionales, por supuesto, la Cineteca se le ha adelantado mostrando la última película de este director representante del New Queer Cinema.

Así, la Cineteca de Madrid programó el fin de semana pasado un ciclo de cuatro películas posporno del realizador canadiense, empezando el jueves con este gran estreno, convirtiéndose España en uno de los primeros países en proyectarla, tras pasar por festivales de México, Berlín y Toronto.

La cinta, rodada entre Madrid y Berlín, está compuesta por cuatro cortometrajes. El primero, Diablo en Madrid, nos muestra a un diablo cachondo y seductor que se ofrece sexualmente a hombres que lloran a sus muertos en el cementerio. En el segundo, About Humans, que también se desarrolla en la capital española, un atractivo taxista disuadirá, a través del sexo, a un profesor de saltar por el viaducto.

 


 

Dos secuencias del filme pertenecientes a los dos segmentos rodados en Berlín  


Los dos siguientes fragmentos tienen lugar en Berlín: Purple Army Faction, es casi una especie de remake -o secuela- de un film anterior de LaBruce, The Raspberry Reich. En él, un grupo terrorista secuestra a hombres heterosexuales, teniendo sexo con ellos, con el fin de convertirlos y que dejen de reproducirse. 

El último segmento, Flea Pit (Dirty Cinema), nos muestra a un grupo de personas dentro de un cine de los años setenta de serie B, que está viendo la película referida en el párrafo anterior y que empiezan a tener sexo entre ellos, acabando en una orgía.

Todos los episodios están protagonizados por actores porno, entre ellos, Françoise Sagat, que ha hecho incursiones en el cine convencional y ya protagonizó otra cinta de LaBruce, L.A. Zombie, o el español Allen King, entre otros y con una pequeña intervención de la conocida galerista Topacio Fresh en la primera historia.

Con esta película LaBruce demuestra estar en plena forma y seguir fiel a sus principios que impulsaron y definieron el New Queer Cinema, consiguiendo estrenar en salas y festivales un producto que muchos consideran pornografía pura y dura, debido a sus escenas de sexo explícito, pero que entraría más en lo que se denomina como posporno.

ESCENA CINEFILIA

Almodóvar está muy presente en los dos segmentos rodados en Madrid. En el primero, el demonio y el ángel tienen sexo delante de un poster del director manchego y en la segunda se citan películas de este en las que sale el viaducto de Madrid.

El resto de ciclo que la Cineteca dedicó a LaBruce incluía: No Skin off my ass, Hustler White y The Raspberry Reich.


NEW QUEER CINEMA

Maldita generación (1995) de Gregg Araki

Surgido a principio de los noventa, este movimiento nacido dentro del cine independiente norteamericano, se caracterizó por su acercamiento a la cultura queer y pretendía diferenciarse de películas que trataban la homosexualidad desde un punto de vista más mainstream, como Philadelphia (1993) o Maurice (1987), alejándose de las convenciones heterosexuales aplicadas al cine gay.

Más cerca del cine underground de John Waters, de carácter radical, no pretende dar una imagen positiva (ni negativa) de la homosexualidad, sino reflejar las diferentes identidades sexuales, gay, lésbica, bisexual o transgénero, sin ningún tipo de censura. Tratando temas como las drogas, el sexo o la muerte con auténtica honestidad.

Forman parte de esta generación, cineastas como Gus Van Sant, Tod Haynes, Gregg Araki, Tom Kalin, Derek Jarman o Rose Troche. Actualmente, otros autores como John Cameron Mitchell, Travis Matthews o Abdellatif Kechiche con La vida de Adele, parecen haber recogido el testigo.


No se lo digas a nadie

Escrito por cinefiliacinefilia 20-06-2018 en Estrenos. Comentarios (0)

Con amor, Simon *** (Love, Simon, 2018) EEUU. 110 min. Estreno: 22 de junio.

Hasta ahora, aunque resulte sorprendente, una película de temática LGTB en Norteamérica provenía de producción independiente aunque luego la distribuyera una de las grandes productoras. De esta manera, Con amor, Simon, se convierte en la primera producción de un gran estudio, 20th Century Fox, con un protagonista gay.

Aunque su argumento tampoco sea muy original, la salida del armario de un adolescente que pretende ser tan cool que no acepta su homosexualidad, se trata de una divertida comedia romántica basada en una novela juvenil de éxito de Becky Albertalli, Yo, Simon, homosapiens, reeditada ahora con el título del filme.

Una trama más o menos bien elaborada, en un contexto muy actual de las redes sociales que por otro lado no deja de seguir los parámetros de la película de las películas de instituto, Grease (que justo ahora cumple cuarenta años) pero sin canciones. Bueno sí, las que cantan en el musical Cabaret, que preparan los protagonistas.

Josh Duhamel y Jennifer Garner son los padres de Simon

Sin embargo, hay algo que chirría. Quizás, el principal problema sea que no lleguemos a empatizar del todo con el personaje de Simon, por ese aire de superioridad que se gasta y ese deprimente victimismo que le hace vender a sus propios amigos por no querer que se le asocie al único gay declarado del colegio debido a su evidente pluma. Y por otro lado, el que debería caernos peor es un pobre freaky solitario y sin amigos que casi nos da lástima.

Su protagonista, Nick Robinson, que viene del cine más puramente comercial –es uno de los protagonistas de Jurassic World (2015)- al parecer tiene un hermano homosexual que salió del armario mientras el actor rodaba la película. Josh Duhamel, que interpreta a su padre, ha protagonizado la saga Transformers y su mejor amiga, Katherine Langford, viene de la serie adolescente Por trece razones. El director de la cinta, Greg Berlanti, también ha desarrollado su trabajo principalmente en televisión, en series como Arow, Titans o Everwood.

ESCENA CINEFILIA

Reivindicamos el personaje del gay negro afeminado, parte del colectivo menos aceptado e incomprendido, a pesar de resultar un tanto repelente y la secuencia en que es parodiado teniendo sexo con Simon, por ser tan políticamente incorrecta.

Simon (Nick Robinson) parece sentirse superior a Ethan (Clark Moore) por no tener pluma


CINE GAY EN LA CARTELERA

Parece que con las celebraciones del Orgullo Gay en diferentes zonas de España las carteleras se animan a estrenar películas sobre esta temática. Además de Con amor, Simon, esta semana también se estrena Nadie nos mira. Cinta argentina de corte dramático, de la directora Julia Solomonoff y producida por Isabel Coixet, en la que un actor de telenovelas del país se traslada a Nueva York con la intención de rodar una película que no acaba de arrancar.

La semana pasada también nos llegaba la cinta alemana El repostero de Berlín (The Cakemaker) donde se establece una relación entre un joven y la mujer de un ingeniero israelí  que estaba encaprichado de él. Al enterarse de su muerte, el primero viaja de Berlín a Jerusalén, que es donde vive la familia.

Y finalmente, la francesa ¡Cásate conmigo! Por favor (Épouse moi mon pote), una comedia de enredo protagonizada por un estudiante marroquí que vive en París, que le pide a un amigo matrimonio para no ser deportado. Se estrenará el 29 de junio.