CINEFILIA

Revista de cine

Miguel Albertos

El gélido humor europeo

Escrito por cinefiliacinefilia 17-01-2017 en Estrenos. Comentarios (0)

Toni Erdmann (2016) ** ALEMANIA- AUSTRIA. 162 min.

Película de buenas intenciones en su argumento pero que resulta un mal trago debido en parte a su exceso de metraje que sobrepasa las dos horas y media. Sin embargo, parece haber convencido a Academias tan formales como la europea y a gran parte de la crítica, por no decir a toda.

Una mujer dedicada en cuerpo y alma al trabajo, que encima conlleva la asesoría a grandes empresas para que despidan a trabajadores, recibe la visita inesperada de su padre, un hombre de mediana edad bromista y desenfadado que le pregunta que si es feliz e irá minando su reuniones de trabajo que siempre le exigen una gran responsabilidad.

Si, las ideas que expone Toni Erdmann son absolutamente defendibles. Aunque la crítica social que hace de la deshumanización y los retratos psicológicos de los personajes estén bien perfilados, su tosco humor y sus formas chabacanas y reiterativas acaban aburriendo hasta la desesperación, además de provocar situaciones cada vez más absurdas y sin ninguna credibilidad.


Sus protagonistas, Peter Simonischek y Sandra Hüller, padre e hija, (en la foto) abordan unos personajes tan extremos que se convierten en meras caricaturas de las que por difícil que parezca salen airosos.

Sin embargo, la dirección de Maren Ade, autora también del guión, se le va de las manos sin remedio. Parece querer llegar a las cotas de genialidad del griego Yorgos Lanthimos en sus planteamientos pero lo único que consigue es exasperar y adormecer a partes iguales. Lo que podría haber sido un pequeña gran película de 80 ó 90 minutos se convierte en un gran bluff de casi tres horas.

ESCENA CINEFILIA

Las incómodas escenas que la protagonista femenina lleva a cabo tanto en la habitación del hotel con su amante como la fiesta que improvisadamente decide que sea nudista.


Una tortuga viene a verme

Escrito por cinefiliacinefilia 11-01-2017 en Estrenos. Comentarios (0)

La tortuga roja (La tortue rouge, 2016) *** FRANCIA-JAPÓN. 80 min.

Una historia simple, tanto como el devenir de la vida, sin palabras y de un dibujo básico que nos muestra a un naufrago en una isla donde sólo habitan tortugas, cangrejos y aves y su comunión con la naturaleza.

Tan metafórica como onírica, por momentos, aunque en su mayor parte es hipnótica, en ocasiones nos preguntamos qué es lo que estamos viendo y la respuesta no es más que una esquemática fábula de la vida, sin duda.

Su director, el holandés Michael Dudok de Wit, consiguió hace 16 años el Oscar al mejor corto de animación con “Padre e hija”, una sencilla pieza de 8 minutos que triunfó además en festivales de todo el mundo, a pesar de su hermetismo narrativo, también sin palabras.

Su siguiente trabajo de 3 minutos fue un cortometraje experimental realizado utilizando granos de té “The Aroma of Tea” (2006), que no tuvo la misma repercusión. Ahora, da el salto al largometraje en esta coproducción franco-nipona donde ha colaborado el famoso Studio Ghibli que fundó Hayao Miyazaki.

A pesar de estar un poco sobrevalorada (ha sido muy mimada en festivales como Cannes, Donostia o Gijón), entretiene en general y nos muestra la belleza de lo sencillo en un dibujo 2D. Aunque por otro lado, tampoco lo podemos considerar un anime, siendo la primera cinta que el estudio japonés produce fuera de su país. 

ESCENA CINEFILIA

El enfrentamiento con la tortuga nos mantiene en vilo desde que se queda quieta hasta que reacciona para sorpresa de todos.

Totoro, imagen del estudio de animación japonés.

TOP 8 STUDIO GHIBLI

  1. La princesa Mononoke
  2. El cuento de la princesa Kaguya
  3. El castillo en el cielo
  4. Mi vecino Totoro
  5. La tumba de las luciérnagas
  6. El viaje de Chihiro
  7. Nicky, la aprendiz de bruja
  8. El castillo ambulante



Autopsia a una desconocida

Escrito por cinefiliacinefilia 10-01-2017 en Estrenos. Comentarios (0)

La autopsia de Jane Doe (The Autopsy of Jane Doe, 2016) *** REINO UNIDO. 99 min.

Esta cinta inglesa le ha servido a su director, el noruego André Øvredal (Trollhunter), como puente hasta EEUU, donde este año adaptará al medio televisivo el cómic Enormous, cuyo argumento ya utilizó de base para un cortometraje.

Galardonada en Sitges con el premio especial del Jurado, esta historia escrita por los guionistas de otra serie, Dead of Summer, en un principio se nos presenta como un thriller al más puro estilo Twin Peaks, donde el cadáver de una joven es encontrado en una pequeña localidad estadounidense.

A diferencia de Laura Palmer, conocida por todos en el pueblo, Jane Doe es, sin embargo, el nombre con el que se denominan a los sujetos no identificados. Sin signos de violencia exteriores aparentes, el oficial al cargo se la entrega al forense local que trabaja con su hijo. Tienen toda la noche para averiguar que le ha ocurrido y de quién se trata.

Brian Cox y Emile Hirsch, padre e hijo en la ficción, lo descubrirán todo de Jane Doe.

Desde un principio empiezan encontrándose con extrañas señales poco comunes hasta que se dan cuenta que el cadáver no es exactamente tal. La historia se va desgranando poco a poco pero enganchando al espectador en todo momento, aunque el despiece del cuerpo pueda herir las miradas más sensibles.

A pesar de su inicio más realista, en el desarrollo de la autopsia tendrán lugar fuerzas demoníacas y hasta zombies, en un festival de sangre que se desarrolla por completo en la morgue local, en una trama donde se suceden los giros de guión más sorprendentes.

ESCENA CINEFILIA
El elemento de la campañilla que se le pone a los muertos, que ya sabemos que va a traer cola durante la película, es un homenaje al mcguffin hitchcockiano.


Primeros estrenos de 2017

Escrito por cinefiliacinefilia 04-01-2017 en Estrenos. Comentarios (0)

Un viaje de muerte

Train to Busan (부산행/ Bu-san-haeng, 2016) **** COREA DEL SUR. 118 min.

“Train to Busan” es una melodramática película de acción trepidante y zombies. Zombies de los que corren y con algunas especiales características, como que se quedan ciegos a oscuras y saben abrir puertas. Son ese tipo de zombies que pone muy nervioso porque se mueven muy deprisa y tienen gran ímpetu, nada que ver con los torpes infectados de “The Walking Dead” que sus protagonistas tienen ya tan controlados.

Otra diferencia con los habituales muertos vivientes es que aquí sí que sabemos más o menos como han surgido, amén de que los animales también pueden contraer el virus. Sin embargo, no es esto lo que más llama la atención en esta cinta.

 Todo ocurre en un tren que se dirige de Seúl a Busan, localidad donde se encuentra la madre de una niña que viaja en el tren, a la que acompaña su padre, para celebrar el cumpleaños de la pequeña. De hecho, por su tono dramático, ya ha sido comparada con “Lo imposible”.

Yoo Gong abraza a su hija en la ficción Soo-an Kim, de espaldas.

Y además también podemos ver ella una radiografía de cómo se comportan los seres humanos en situaciones de peligro e incluso más aún, una parábola de la sociedad de la crisis donde cada uno va a salvarse a uno mismo, o al menos unos más que otros.

Un filme que angustia y apasiona a partes iguales, a ritmo frenético y que está batiendo records de espectadores en todo el mundo, desde que fue presentada en Cannes, tras lo cual fue también estrenada en EEUU, este verano. En España, se ha podido ver en Sitges (mejor dirección y efectos especiales) e incluso en la Filmoteca española, como parte de la muestra anual de cine coreano.

Su director y guionista, Yeon Sang-ho, viene del mundo de la animación. “Train to Busan” es su primer largo en live-action. En 2013, pudimos ver su crítica al credo y a la religión en “The Fake” y este mismo año también proyectaba en Sitges otra de zombies, “Seoul Station”, una especie de precuela animada de la que nos ocupa.

SECUENCIA CINEFILIA

Desgraciadamente vemos que a pesar de la falta de humanidad del hombre que va trajeado, o debido a ello, consigue salvarse de las situaciones más peligrosas, siempre echando a otro a las fieras, claro está, como lo hacen nuestros gobernantes más intocables.


Liberad al monstruo

Monster Trucks (2016) ** EEUU. 104 min.

Película juvenil de criaturas que son perseguidas por los adultos y cuyo protagonista adolescente pretende salvar tras hacerse su amigo. Podría ser el argumento de “Gremlins” o “E.T.”, sólo que en este caso las criaturas no son mágicas ni extraterrestres. Más bien son intraterrestres, ya que una compañía energética, excavando en busca de petróleo, ha dado con una zona acuífera donde viven estos seres con inteligencia, fuerza y más patas que un pulpo.

Hasta aquí todo bien, pero en ocasiones echar demasiados ingredientes a una ensalada la sobrecarga y estropea. La cinta está llena de tópicos: por un lado, el joven es de una zona rural y quiere huir de allí, además es el rarito del colegio pero lo suficientemente atractivo como para que una chica le persiga y un gordito pretenda ser su amigo (esto parece más bien sacado de “Footloose”).

Sin embargo, la gota que colma el vaso es que su deseo de tener una camioneta se vea colmado gracias a su nuevo amigo, el “pulpo” sonriente que come petróleo en estado puro y que hará de motor para su automóvil sacado de un desguace. Como se puede comprobar la mezcla de despropósitos no tiene límites.

Lucas Til, que puede que haya destrozado su carrera interpretando al nuevo McGyver, se había dejado ver en la primera generación de X-men y salva el papel lo mejor que puede acompañado de unos forzados Danny Glover y Rob Lowe. En cuanto a su director, Chris Wedge, como en el caso anterior viene de la animación, salvando las distancias, con títulos como “Robots” y la desconocida “Epic. El mundo secreto”.

Puede hacer las delicias entre los amantes de películas serie Z de videoclubs ochenteros y quizás los niños pueden pasar un buen rato, aunque yo la veo más propia del festival Cutrecon, que celebrará su sexta edición próximamente en Madrid.

SECUENCIA CINEFILIA

Puede que si hay algo que recordaremos, si es que llegamos a pensar en esta película, sea la persecución por los tejados, en camioneta. 





Lo mejor de 2016

Escrito por cinefiliacinefilia 04-01-2017 en Lo mejor 2016. Comentarios (0)

PUESTO NÚMERO 3

Violencia de géneros

Elle (2016) **** FRANCIA. 130 min.

El regreso al cine de Paul Verhoeven, después de diez años, supone la que quizás sea su mejor película. Un elaborado thriller erótico que aunque está basado en una novela de Philippe Djian (Betty Blue) parece escrito especialmente para Isabelle Huppert, actriz que borda un complejo personaje.

La hija de un asesino múltiple, que dirige una empresa de videojuegos, es violada en repetidas ocasiones, aun después de conocer la identidad de su agresor. Se trata de una mujer fría y fuerte, con miles de traumas y sin pelos en la lengua, que despierta antipatías y deseos y que por otro lado vive su sexualidad abiertamente, sin respetar a las parejas de amigos o vecinos.

Un filme noir al estilo de los de Claude Chabrol, pero donde los espíritus de Haneke o Hitchcock sobrevuelan por sus fotogramas, no pudiendo dejar de acordarnos de “Crimen perfecto”. Se agradece lo poco, por no decir nada, políticamente correcto que es, motivo por el cual parece que actrices como Nicole Kidman, Sharon Stone o Julianne Moore rechazaron el papel protagonista. 

Michelle mantendrá una peligrosa y desconcertante relación con su vecino Patrick (Laurent Lafitte)

Personajes con múltiples capas y matices que no dejan claras sus verdaderas intenciones y que incluso pueden parecer contradictorios, personajes torturados y reales que huyen de los estereotipos de bondad y maldad pululan por la trama de este retorcido filme.

Desde luego que también hay un fino humor negro en la cinta, reflejado en el niño de color o en que el agresor trabaje en la banca, entre otros muchos toques. Cinta tan intensa como brutal y provocativa que le ha costado la nominación al Oscar como película extranjera por su trasgresión, aunque no así a los Globos de oro -donde también han seleccionado a la descomunal Isabelle Huppert- o en los Goya.

ESCENA CINEFILIA

Aunque hay varias secuencias para el recuerdo, la masturbación de la protagonista, Michelle o cuando esta le pide a su empleado que le enseñe sus genitales no puede dejar indiferente a ningún espectador.

Isabelle Huppert pide a su empleado que le muestre sus partes para saber si es quien le ha violado.