CINEFILIA

Estrenos

La rodilla de Tony

Escrito por cinefiliacinefilia 08-04-2016 en Festivales. Comentarios (0)

Mi amor (Mon roi, 2015) ***

Sin hacer concesiones al drama o a la comedia, “Mi amor” se postula como una película básicamente realista de los tiempos que corren. Chico conoce a chica -ya maduros- que conoció tiempo atrás pero que no recuerda y ahora descubre como más interesante pero no quiere dejar de conocer a otras chicas, ni su vida hedonista o lo que ciertas personas podrían llamar inmadura, rodeado de  amigos y fiestas, a pesar de haber entrado en los cuarenta.

Describe la vida tal y como la concibe una generación que se niega a pudrirse en relaciones convencionales. Un canto a la felicidad, donde siempre hay uno que lo pasa mal y otro que lleva la voz cantante y que precisamente es el admirado y deseado por parecer que carece de esas preocupaciones que suele conllevar la edad.

Se trata del cuarto largometraje de Maïween Le Besco como directora, reconocida en Cannes, que le concedió un premio del jurado en 2011 a su anterior cinta, “Polisse”. También es guionista de sus propias películas y actriz. Trabajó a las órdenes de Luc Besson, del que fue pareja, en “Léon, el profesional” o “El quinto elemento” por ejemplo.

Y desde luego parece sacar lo mejor de sus actores. Vincent Cassel (El odio) posiblemente nunca haya estado tan humano y Emmanuelle Bercot (Clément) recibía el premio a la mejor actriz en Cannes el año pasado por esta cinta. Aunque no podemos decir lo mismo de Louis Garrel (Soñadores), que pocas veces lo hemos visto tan desmotivado, en un papel secundario y más bien desdibujado.

Louis Garrel y Vincent Cassel en Mi amor

Muy recomendable película para quien haya vivido amores impetuosos o para quien prefiera vivirlos en una pantalla de cine, sin los endulzantes ni aditivos propios de Hollywood.

ESCENA CINEFILIA

Me quedo con el juego de palabras de la doctora sobre la palabra rodilla, en francés genou, que suena igual que je (yo) y nous (nosotros), en alusión al accidente de rodilla de Tony, la protagonista y su accidentada relación.


TU CITA CON EL CINE FRANCÉS

Aunque su estreno está previsto para el 15 de abril, este fin de semana se podrá ver a modo de preestreno junto a otras películas galas en la tercera edición del festival Tu cita con el cine francés que se celebra del 7 al 10 de abril en los cines Ideal de Madrid.

El programa se completa con:


Belles families (Jean Paul     Rappeneau, 2014)

El hombre perfecto/ Un homme ideal (Yann Gozlan, 2014)

El juez/ L´hermine (Christian Vincent, 2014)

El novato/ Le nouveau (Rudi Rosenberg, 2014)

Mañana/ Demain (Cyril Dion y Mélanie Laurent, 2015)

Mayo de 1940/ En mai fais ce qu´il te plait (Christian Carion, 2013)

Monsieur Chocolat (Roschdy Zem, 2015)

Rosalie Blum (Julien Rappe- neau, 2015)







La linterna roja

Escrito por cinefiliacinefilia 06-04-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

La invitación (The invitation, 2015) ****

Ahora que vivimos esa paranoia del spoiler como nunca, hasta tal punto que se le ha dado nombre a lo que siempre se llamó destripar la película, encuadrar a esta cinta en un género es ya casi hacer un spoiler. Aunque en realidad, al igual que el protagonista, todos sabemos que esa reunión de antiguos amigos no va a tener mucho que ver con la de “Los amigos de Peter” (Kenneth Branagh, 1992), precisamente. 

Hay algo turbio en los anfitriones  y aunque los asistentes no parecen darse cuenta,  a pesar de que les ponen un vídeo de una víctima mortal de esa secta a la que se han unido, en realidad ni siquiera los que desconfían se imaginan la magnitud de los propósitos de esta. Y aquí es donde radica la grandeza de la película.

El golpe de efecto final no tiene paragón en el cine sobre sectas y quizás por eso el jurado de la última edición del festival de Sitges decidió otorgarle el premio a mejor película, aunque se trate de un filme independiente que en un principio puede parecer no demasiado original.

Su directora, Karyn Kusama, triunfó en Sundance con su ópera prima “Girlfight” en 2000, siendo reconocida también en festivales de prestigio como Cannes o Valladolid. Sus siguientes producciones no gozaron del favor de la crítica hasta esta incursión en el thriller.

 

Michiel Huisman (Juego de tronos) y Logan Marshall-Green.

De entre los asistentes a tan particular fiesta destacamos la inquietante presencia de John Carol Lynch, que recientemente hemos podido ver en las series “American Horror Story” como el payaso de “Freak Show” o como granjero solitario en “The Walking Dead”. Aunque la actitud de Tamy Blanchard (Blue Jasmine) tan insegura como tenebrosa o la intensa mirada llena de dolor y desconfianza de Logan Marshall-Green (Prometheus), los protagonistas, no pasan desapercibidas.

SECUENCIA CINEFILIA

No cabe duda de que el farolillo rojo y el descubrimiento de lo que significa, quedará grabado en nuestras mentes por mucho tiempo. No puedo decir más.


Sectas de cine

Tan realista como terrorífica se revela una de las últimas películas sobre sectas, “The Sacrament” (2013) de Ty West, basada en hechos reales y próximamente y casi a modo de secuela nos llegará “The Veil”. Thomas Anderson ya nos contó la historia de la cienciología en “The Master” un año antes. Grandes directores han tocado este tema de diferentes maneras: en “Red State” (Kevin Smith, 2011), “Holy Smoke” (Jane Campion, 1999) o “Eyes Wide Shut” (Stanley Kubrik, 1999). 


Dentro del género de terror propiamente dicho sobresalen “Bendición mortal” de Wes Craven, “La secta” del italiano Michele Soavi o “Los chicos del maíz” sobre la novela de Stephen King. Antecedentes en el cine clásico los podemos encontrar en “La séptima víctima” (1943).

En idioma castellano destacan el drama del mexicano Arturo Ripstein “El evangelio de las maravillas” (1998), con toques de realismo mágico o las españolas “Los sin nombre” (1999) de Jaume Balagueró y más recientemente,  la decepcionante para muchos “Regresión” de Alejandro Amenábar.



Buenos días, tristeza

Escrito por cinefiliacinefilia 04-04-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

Julieta (2016) ****

A Pedro Almodóvar parece que le gusta interaccionar con su público. Este le demandaba desde hace años una comedia y Dios dispuso. Pero “Los amantes pasajeros” no gustó a nadie. Creo que John Waters y yo fuimos los únicos a los que sí. La gente parecía no estar preparada para una película tan sincera, políticamente hablando y sin tapujos: la pluma sigue estando tan prohibida como antes o más, ya que actualmente incluso es un estigma entre gais

Ahora como venganza, Pedro nos muestra su película más triste. Tristeza en la que se regodea a conciencia, llegando a ser perturbadora la actitud entre la madre y la hija protagonistas. Únicamente en el personaje de Rossy de Palma, a pesar de lo antipático que resulta, es donde el director manchego no ha podido evitar hacer concesiones al humor.

La inmersión en el drama es tal que se duplica generacionalmente cortando a tiempo una historia que nuevamente se trata de una adaptación literaria (como en “Carne trémula” y en “La piel que habito”). En este caso de tres relatos breves con un personaje en común de la reciente premio nobel canadiense Alice Munro.

La vida de una mujer marcada por la tragedia, donde se van sucediendo los más terribles acontecimientos. Un viaje en tren,  el suicidio que allí presencia y la culpabilidad que le genera impregnan su vida del drama más atroz, sentimentalmente hablando,  para una mujer y una madre. Un drama teñido por el silencio, palabra elegida como título originalmente para la cinta pero que Martin Scorsese  le “arrebató”. 

La parte estilística está depuradísima. De tal manera que los potentes paisajes y los intensos colores tan marca de la casa, acompañados como viene siendo habitual por la música de Alberto Iglesias, se convierten en un vehículo de trasmisión de información sobre los acontecimientos y estados de ánimo de los personajes, expresando a veces lo que las contenidas a la vez que excelentes interpretaciones callan.

No incluyo en ese calificativo sobre el reparto a Michelle Jenner, que tiene algo que chirría, como aquella Miriam Díaz Aroca de “Tacones lejanos”, como si la actriz no hubiera superado el “shock” inicial que a todo actor le da cuando llama el maestro, tiene como cara de pasmada todo el rato.

Vigésimo largometraje en la carrera del director de cine español por excelencia que supone su película de madurez tanto de formas como en su fondo, aunque esto no quiere decir que sea su mejor filme. 


SECUENCIA(S) CINEFILIA

La conversión de Adriana Ugarte a Enma Suárez, que interpretan al mismo personaje, a través de la escena en que le secan la cabeza con la toalla, a la vez que consigue una perfecta elipsis temporal  es simplemente magistral. Aunque tampoco podemos pasar por alto el cielo que se retuerce en la tormenta que anuncia la tragedia, pareciendo casi un guiño a la obra pictórica de Van Gogh y Turner.


MUNDO ALMODÓVAR

Esas fantásticas figuritas que esculpe el personaje de Inma Cuesta en realidad son obra del escultor y pintor valenciano Miquel Navarro. Este artista ha trabajado el barro, el cobre o el hierro y también ha realizado la escenografía para dos obras de teatro. Sus obras monumentales se han instalado en espacios públicos de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao o Bruselas, por eso quizás han adoptado nombres populares tan curiosos como la fuente valenciana conocida como La pantera rosa.

Otro artista del que podemos observar obra suya es Lucian Freud, pintor británico fallecido en 2011, especializado en retratos llenos de carnalidad. En concreto vemos su autorretrato “Reflection” pintado en 1985.

Sobre el diseño de arte, cuestión de la que solía encargarse Juan Gatti hasta la anterior película, donde ya no lo hizo y le sustituyó Mariscal, decir que a principios de año El Deseo presentaba lo que denominaba el teaser-póster, un diseño del estudio Bar Futura sobre un trabajo de Dis Berlin. Polémico en las redes ya que hubo gente que lo comparó con una pegatina de las mandarinas. Bueno, pues además del pre-póster es un tatuaje que lleva Daniel Grao con las iniciales A. J., de Antía y Julieta.

Vuelve a estar presente la voz de Chavela Vargas, que ya aparecía en la banda sonora de “Kika” (Luz de luna), “La flor de mi secreto” (En el último trago) y “Carne trémula” (Somos). Ahora la canción elegida es “Si tú te vas”.


CHICOS ALMODÓVAR

Aunque las chicas almodóvar son mucho más populares e incluso Joaquín Sabina les compuso una canción, no falta de ironía, ellos también tienen su importancia en el cine de Pedro. En esta ocasión los elegidos son Daniel Grao, actor catalán reconocido en teatro que hemos podido ver en multitud de series de televisión (Sin identidad) y también en cine (Palmeras en la nieve) y por segunda vez, el argentino Darío Grandinetti, que ya hizo un papel similar en “Hable con ella”.

Como curiosidad decir que entre la figuración se puede reconocer al diseñador de ropa David Delfín junto a Bimba Bosé con el pelo naranja muy a lo Bowie.


Jane Austen, escritora zombie

Escrito por cinefiliacinefilia 29-03-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

Orgullo + prejuicio + zombies (Pride and Prejudice and Zombies, 2016) **

Decididamente hay algo que sobra en esta fórmula matemática. Sí, porque al igual que el libro en que se basa (y me refiero al de Seth Grahame-Smith, de igual título) no se trata exactamente de una parodia de la novela de Jane Austen, sino más bien una revisitación de la misma, añadiendo zombies.

Y no unos zombies cualquiera, que a pesar de encontrarnos en pleno siglo XIX resulta que los zombies hablan, engañan y van a misa. ¡Vamos, qué están evolucionadísimos! Por eso decía antes que si hay algo que sobra son claramente ellos, los zombies. No son protagonistas ni varían el argumento de la historia. Sólo parecen estar ahí como un elemento anti cursilería.

 Seguimos viendo una novela romántica decimonónica de Austen pero arropada por las hordas de no muertos para goce del personal adolescente (de hoy) que también era el target en su época. No hay que pasar por alto que en la edición de la novela zombie aparece Jane Austen como coautora, ya que prácticamente se conserva casi todo el material original.

En el reparto destacan dos de los actores de una de las adaptaciones literarias de más éxito, “Juego de tronos” -novela con zombies ya incluidos-  como son Charles Dance y Lena Headey (padre e hija de la familia Lannister) que acompañan al joven elenco de protagonistas.

Aunque el que escribe sea muy fan del subgénero zombie y no tanto de las novelas de Jane Austen, se trata de una película innecesaria que aporta poco a ninguno de los mundos que une en un crossover imposible, alterando claramente el universo de los no muertos en general, sin serle muy fiel.

SECUENCIA CINEFILIA:

Posiblemente la escena más graciosa sea la de las moscas carroñeras que utiliza Darcy para reconocer a los no muertos. Lo malo es que ocurre en los minutos iniciales de la cinta y ya no hay mas, porque no olvidemos que se trata de una comedia.

Literatura clásica + monstruos


Josh Rekulak, editor de Quirk Books, desarrolló la idea después de comparar una lista de personajes populares entre los fans como ninjas, piratas, zombies y monos con una lista de libros de dominio público como Guerra y Paz o Crimen y Castigo de Leo Tolstoi y Cumbres Borrascosas de Emily Brontë, entre otros. Luego le pasó el proyecto a Seth Grahame-Smith.

Debido al éxito del libro parece que vamos a tener a Jane Austen entre nosotros, acompañada de diversos monstruos, por mucho tiempo. De momento, la editorial Quirk Books ya ha sacado una precuela, Orgullo y prejuicio: el amanecer de los zombies, una secuela, Pride and prejudice and zombies: dreadfully ever after, sin olvidar Sentido y sensibilidad y monstruos marinos, también de Austen. A esto hay que añadir una versión de la obra de Tolstoi con robots, Androide Karenina o La isla del tesoro Z.

La literatura española tampoco se ha librado de tan peculiar moda y ya tenemos aquí también Lazarillo Z: matar zombies nunca fue pan comido y Quijote Z.


Aires caníbales

Escrito por cinefiliacinefilia 25-03-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

El infierno verde (The Green Inferno, 2013) ***

Infierno verde es como se denomina al Amazonas en “Holocausto caníbal” (Cannibal Holocaust, 1981), considerada “la madre de todas las películas de caníbales”. Con esta película, Eli Roth (Hostel) hizo lo que supone el homenaje a ese ciclo de cintas italianas herederas de las películas mondo, sobre tribus caníbales, realizado entre 1972 y 1985 y cuyos títulos aparecen en un listado en los créditos finales.

Presentada en el festival de Sitges en 2013 por su director, que este pasado año también proyectó su último filme “Knock, Knock”, remake del explotation “Las sádicas”, con Keanu Reeves. Parace que por fin la cartelera española se ha animado con esta cinta, tras estrenar otra sobre el tema del canibalismo pero de mayor factura, “Bone Tomahawk”, que se llevó en el mismo festival el premio al mejor director la pasada edición.

Sin querer compararlas, si esta última provoca un sentimiento de verdadero horror, la de Eli Roth, sin ser un mal producto, te infiere más una sensación de inquietud. Inquietud por saber cómo y a quién van a descuartizar pero también inquietud por si te va a dar la vuelta tu propio estómago con el gore del que es gustoso este atractivo director, que también pudimos ver como actor en “Malditos bastardos”, por ejemplo.

Se trata más bien de una montaña rusa del despiece humano que además incluye una crítica al activismo  pro Amazonas y a las prácticas salvajes de algunas culturas ancestrales, como la ablación femenina.  

SECUENCIA CINEFILIA

En una película llena de salvajes y de salvajadas lo que más nos llama la atención y que deja en mejor lugar a la tribu de caníbales es el atisbo humano y su  gusto por la cultura del pequeño de la tribu, atraído por los cantos de sirena de la protagonista, materializados en los sonidos de esa pequeña flauta.

Películas mondo

También denominadas “shockcumentary” en EEUU, son cintas documentales, a veces parecidas a los falsos documentales, que representan temas y escenas sensacionalistas. De gran popularidad, este género se inaugura con la película “Mondo Cane” (1962). Se las considera cintas de muy mal gusto. Aunque en su mayoría son italianas, autores americanos como Russ Mayer (Mondo Top less, 1966) y John Waters (Mondo Trasho, 1969) han puesto su granito de arena.