CINEFILIA

Cine lgtb

Black Gayhood

Escrito por cinefiliacinefilia 07-02-2017 en Estrenos. Comentarios (0)

Moonlight (2016) **** EEUU. 111 min.

Moonlight podría verse como una especie de versión afroamericana y gay de Boyhood, de hecho su subtítulo Historia de una vida no difiere mucho de Momentos de una vida, con el que fue apellidado el filme de Richard Linklater.

Como en aquella se nos muestran tres momentos de la vida de una persona: niñez, adolescencia y juventud, como si fuera su respuesta negra para ganar el Oscar. Aunque 12 años de esclavitud, otra película también producida por Brad Pitt de temática afroamericana ya lo ganó en 2013.

Últimamente, que parecemos estar más sensibles con las minorías, también el colectivo LGTB reclama la estatuilla que le fue negada con Brokeback Mountain, aunque La La Land parece llevar más papeletas y fuera de justicias poéticas sociales, se lo merezca más como un redondo producto hollywoodiense.

Alex R. Hibbert y Mahershala Ali en una paternal escena de gran ternura.

Aún así la cinta, junto con La llegada, es de lo mejor que ha seleccionado la Academia. Su director Barry Jenkins, en este segundo largometraje, consigue contarnos una historia sobre un personaje que pertenece a dos colectivos desfavorecidos: la gente de raza negra y la homosexual, con gran naturalidad y sin caer en los tópicos dramáticos de ninguno de los dos.

La vida de Chiron no es fácil desde su infancia, en la que tiene que bregar con una madre drogadicta y un entorno escolar en el que es objeto de bullying. Con ayuda de Juan, el camello del barrio, tendrá que formar su carácter para sobrevivir y pasar de ser llamado Little a Black.

Su protagonista en edad adulta, Trevante Rhodes, maneja mucho mejor los silencios que el favorito al Oscar, Cassey Affleck, sin que siquiera sea candidato al premio, aunque sí está nominado Mahershala Ali, como Juan, el personaje que nos explica el título de la película, sin el maniqueísmo habitual de estos diálogos pretendidamente poéticos, en una bella escena.

ESCENA CINEFILIA

El reencuentro final, aunque sorprende un poco, no deja de aportar gran sensibilidad dando una nueva dimensión a los personajes.

8 NOMINACIONES AL OSCAR: Mejor película, director (Barry Jenkins), actor secundario (Mahershala Ali), actriz secundaria (Naomie Harris), guión adaptado (Barry Jenkins), fotografía (James Laxton), banda sonora (Nicholas Britell) y montaje.



Cambio de familia

Escrito por cinefiliacinefilia 30-11-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

Madre solo hay una (Mãe só há uma, 2016) ** BRASIL. 88 min.

Escueta cinta brasileña de más acertado título en inglés, “Don´t call me son” (No me llames hijo) sobre un caso real en el que un joven de 17 años que fue robado de su verdadera madre al nacer, es descubierto por las autoridades. La que hasta ahora era su madre es encarcelada y el chico debe vivir con su verdadera familia, muy a su pesar.

Sus tendencias queer, ya que en ocasiones se pone vestidos, no son bien recibidas por la nueva familia más tradicional y esto aumentará el conflicto que ya de por sí sufre el chaval al verse privado de la que hasta ese momento era su familia, compuesta por la madre, la hermana y la tía.

A pesar de los premios recibidos en la Seminci de Valladolid, no encontramos tan altas aptitudes ni en su directora ni en el actor protagonista, ambos galardonados. La realizadora, amén de guionista, Anna Muylaert va desgranando la historia con elementos que no sabemos hasta qué punto son necesarios y con otros que sin embargo echamos en falta.

Por su parte, Naomi Nero está correcto en el controvertido papel del hijo, aunque a veces resulte tan perdido como su personaje, que no es para menos. Resulta poco más que curioso que la actriz que interpreta a ambas madres, la verdadera y la falsa, sea la misma, Daniela Nefussi. También nos sorprende la actitud del hijo menor de la familia real, que admite sin quejas al nuevo hermano, provocando auténtica ternura.

Tercera película de su autora, que el año pasado se ganó el favor de crítica y público con “Una segunda madre”, otro drama familiar entre padres e hijos, que triunfó en la Berlinale y fue nominada a diversos premios en EEUU como cinta extranjera.

LA ESCENA

A pesar de parecernos poco creíble que un niño admita tal comportamiento en un hermano mayor y al que acaba de conocer, o al menos por lo que hemos visto en la película, la escena final no deja de enternecernos.


TRANSEXUALIDAD, TRAVESTISMO Y TRANSFORMISMO EN EL CINE

Cary Grant no perdía su porte ni con el uniforme femenino.

Desde que Jack Lemmon y Tony Curtis en “Con faldas y a lo loco” (1959) parecieron desatar una fiebre en Hollywood que ha sido imparable y cualquier actor que se precie se ha disfrazado de mujer con más ganas o menos.

En realidad, Cary Grant, diez años antes se ponía el uniforme femenino para poder estar con su mujer militar en “La novia era él” aunque Katherine Hepburn se le adelantó vestida de chico en “La gran aventura de Silvia” (1935), por no hablar de los fracks que lucía Marlene Dietrich.

A otro nivel, Ed Wood se travestía en “Glen or Glenda” (1953) y Tim Burton haría lo propio con Johnny Deep en la película que llevaba el nombre del peor director de la historia, como era conocido.

Julie Andrews de hombre en “Victor o Victoria” enamoraba a un mafioso.

En los setenta, Paul Morrissey (Andy Warhol´s Women in Revolt ), John Waters (Pink Flamingos), R. W. Fassbinder (Un año con trece lunas) y en España, “Un hombre llamado flor de otoño” de Pedro Olea y “Cambio de sexo” de Vicente Aranda sacaban transexuales, travestis o transformistas con actores como Divine, José Sacristán o Victoria Abril y Bibi Andersen, ahora Fernández.

Mientras en Francia se iniciaba una serie de tres películas con “La jaula de las locas”, aquí titulada la primera “Vicios pequeños” (1978), de la que luego Robin Williams hizo un remake americano en los noventa. Y eso introdujo al trans en la comedia y el musical mas mainstream en “Tootsie” con Dustin Hoffman y en “¿Victor o Victoria?” con Julie Andrews, en los años ochenta.

En España, además de “Vestida de azul” (1983) de Giménez-Rico, surge Almodóvar en plena movida con especial interés en la Carmen Maura de “La ley del deseo” (1986), Miguel Bosé en “Tacones Lejanos” (1993), Toni Cantó en “Todo sobre mi madre” (1999), Gael Garcia Bernal en “La mala educación” (2004) o hasta Elena Anaya como nuevo cuerpo de un hombre en “La piel que habito”,ya en esta década. Aunque Macnamara y la actual Bibiana Fernández se paseaban también por algunas de ellas. Brasil aporta en los ochenta la interpretación de William Hurt en un papel muy femenino en una cárcel en “El beso de la mujer araña”.

Stephen Dorff muy guapa en “Yo disparé a Andy Warhol”

En los noventa, tras el frágil trans que se enamora de un terrorista en “Juego de lágrimas” de Neil Jordan, llega el orgullo gay con “Priscilla, reina del desierto”, “A Wong Foo: Gracias por todo. Julie Newmar” en las que Terence Stamp, Guy Pearce o Patrick Swayze, entre otros se ponen la peluca y también con “Stonewall”, que ha sido objeto de remake el año pasado. Los chicos trans eran representados por Hilary Swank en “Boys don´t cry” y Stephen Dorff sorprendía como la asesina de “Yo disparé a Andy Warhol”.

Y aunque tiene más rollo reivindicativo que “Rocky Horror Picture Show”, con la que fue comparada, “Hedwig and the angry inch” inauguraba la década del nuevo siglo, en la que además pudimos ver “Transamérica”, también de EEUU y “Madame Sata” de Brasil, además de la argentina “XXY”, de intersexualidad, un paso más allá.

En esta década, en idioma francés, “Tomboy” (2011) o “Laurence Anyways” (2012), del canadiense Xavier Dolan. Los andróginos protagonista de “Romeos” (2011) de Alemania y la sueca “Something Must Break” (2014)  y el padre de familia que antes fue madre de “52 martes” (2013) de Australia. Así como las americanas “Dallas Buyer Club” (2013) con Jared Leto travestido y “Tangerine” (2015) de Sean Baker.

Johnny Depp como el travesti que conoce Reinaldo Arenas (Bardem) en la cárcel de “Antes que anochezca”

No podemos olvidarnos del Robin Williams de la “Sra Doubtfire” (1993) o el José Luis López Vázquez de “Mi querida señorita” (1971), del Johnny Depp de “Antes que anochezca” (1999), Willem Dafoe en “Los elegidos” (1999), Cillian Murphy en “Desayuno en Plutón” (2005), Jude Law en “Rage” (2009) o David Duchovny en la serie “Twin Peaks” y recientemente Eddie Redmayne en “La chica danesa”. En España, a Blanca Portillo (Alatriste) parece que le gusta tomar el papel de hombre tanto en cine como en teatro y la niña de “Rec” es Javier Botet, aunque esa es otra historia.


Tel Aviv, la nuite

Escrito por cinefiliacinefilia 21-11-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

Bar Bahar. Entre dos mundos (לא פה, לא שם, Bar Bahar/ In Between, 2016) *** ISRAEL. 96 min.

Aunque normalmente las películas israelíes están rodadas en hebreo, “Bar Bahar” habla en árabe. Sus protagonistas son tres mujeres palestinas que viven en Tel- Aviv, centro de la economía de Israel. Comparten piso y al menos dos de ellas llevan una vida al margen de la sociedad. Viven la noche, beben y toman drogas, como lo haría cualquier occidental.

Sin embargo, su forma de vida fuera de la tradición les pasará factura. Una es lesbiana y se tendrá que enfrentar a su familia, otra por no amoldarse a la tradición machista tiene problemas con su pareja y la tercera, creyente musulmana, sufrirá en sus carnes la violencia de género.

Valiente primera película de la realizadora Maysaloun Hamoud, que a diferencia de sus personajes, está recogiendo sus frutos por defender la libertad de elegir de la mujer, en un mundo donde esto no es tan fácil de hacer.

Los personajes masculinos pasan por la cobardía, la violencia machista y la homosexualidad.

Sólo en el festival de San Sebastián se ha llevado el premio Sebastiane y el de la juventud, junto a otro par – de hecho se vende como la cinta más premiada en Donostia- que se unen a los que le han otorgado en Toronto y en festivales de su propio país.

LA ESCENA

Las miradas perdidas de los tres personajes femeninos protagonistas en la escena final, expresan perfectamente el sufrimiento provocado por su falta de libertad pero también la forma de enfrentarse cada una a esta situación, en una fiesta en su piso.


CINE LGTB ISRAELÍ

Aytan Fox es un director israelí abiertamente gay, por lo que vive en Niza. En Europa lo conocimos por su segunda película “Yossie y Jagger” (2002), donde dos soldados se enamoraban y de la que años más tarde realizó su secuela, “Yossie” (2012), debido al éxito que tuvo. En 2004 estrenó “Caminar sobre las aguas”. En ella, un sicario se siente atraído por el nieto de su víctima. También tuvo bastante repercusión, siendo nominada al César. Después vendrían “La burbuja” y “Cupcakes”, también de temática LGTB.

“Yossie y Jagger” consiguió ser estrenada en Europa y EEUU, tras mostrarse en la Berlinale.

Otros recientes filmes israelíes de la misma temática son “Out in the Dark” (2012) ópera prima de Michael Mayer y con más de 25 premios a sus espaldas y “Snails in the rain” (2013) de Yariv Mozer, en la que un estudiante heterosexual recibe cartas de amor de otro hombre.

En el campo lésbico destaca “Los secretos” (2007) de Avi Nesher, coproducción con Francia que recibió buenas críticas y premios y en la que interviene Fanny Ardant.


Clásicos cinefilia

Escrito por cinefiliacinefilia 15-11-2016 en Clásicos cinefila. Comentarios (0)

Con faldas y a lo loco asesino

A la espera de poder ver el documental sobre la carrera de Brian De Palma dirigido por el director de comedias indies Noah Baumbach y Jake Paltrow titulado “De Palma”, amén de su próxima película -china- que se espera para el año que viene, revisamos una de sus películas más redondas, así como sus filmes de género negro tan influenciados por Alfred Hitchcock.

Vestida para matar (Dressed to kill, 1980) **** EEUU

Thriller de temática LGTB donde una transexual mata a mujeres para reprimir su parte femenina, la cual quiere cambiar de sexo y ha adoptado una personalidad paralela. Por supuesto, ni se insinúa que todos los transexuales sean así. De hecho, se incluye un testimonio de una transgénero que aparece por televisión a modo de contrapunto, en la que se mira el protagonista.

Todo ocurre en una enrevesada trama policíaca del mejor alumno de Hitchcock con escena de la ducha incluida. Brian De Palma haciendo un homenaje -casi remake- de “Psicosis”, marca las pautas del thriller erótico norteamericano que tan popular se convertiría en éxitos como “Atracción fatal” o “Instinto básico”. El título lo toma prestado de una aventura de Sherlock Holmes llevada al cine, aunque la historia es del propio De Palma.

Una mujer de la alta sociedad (una sensual Angie Dickinson, ya madurita) se aburre sexualmente con su marido y sale a buscar guerra. En esas ocurrirá un fatal desenlace, como sólo el maestro podía resolver en cintas como “Psicosis”, donde hay un cambio de  protagonista a mitad del filme. El psiquiatra de la dama no es otro que Michael Caine, en un papel de doble filo.  Nancy Allen (Robocop) es la que toma el protagonismo tras presenciar el lance anterior.

La secuencia del ascensor, donde Nancy Allen presencia un crimen perpetrado por un transexual.

Las referencias al mago del suspense se dejan notar por todo el metraje desde la escena de los binoculares al estilo “La ventana indiscreta” hasta “Vértigo (De entre los muertos)” pasando por la comentada “Psicosis”.

LA ESCENA

El asesinato en el ascensor supone un punto de ruptura en la trama casi por completo, como ya hiciera Hitchcock en “Psicosis” tras la escena de la ducha. La secuencia previa donde Angie Dickinson descubre que su amante tiene una enfermedad venérea propone un conflicto que se resuelve con macabro humor.

No podemos dejar de pasar por alto la inquietante escena en la que vemos que el psiquiatra en vez de tener la foto de su esposa en la mesa de su despacho tiene un espejo en el que se ve él reflejado.


BRIAN DE PALMA Y EL THRILLER

Aunque el realizador norteamericano también haya hecho comedias, dramas, películas de guerra, terror, ciencia-ficción e incluso musicales, el thriller parece ser su género preferido.

Murder à la mod (1968) Primera película del director que mezcla intriga y comedia, donde un cineasta sueña con convertirse en un director famoso.

Hermanas (Sisters, 1973) Margot Kidder (la novia de Superman) interpreta a dos gemelas, una de las cuales es una peligrosa perturbada.

Fascinación (Obsession, 1976) Un hombre viudo (Cliff Robertson) conoce a una joven que es el vivo retrato de su esposa. Aquí De Palma toma como referencia “Vértigo” de Hitchcock.

La furia (The Fury, 1978) Una parapsicóloga ayuda a encontrar a un joven también con poderes, que ha sido secuestrado por una organización que quiere usar sus facultades. La protagonizan Amy Irving, Kirk Douglas y John Cassavetes.

Impacto (Blow out, 1981) John Travolta y Nancy Allen protagonizan una trama en la que quieren atentar contra un candidato a la presidencia de la nación.

Melanie Griffith era utilizada para engañar al protagonista a que observara un crimen.

Doble cuerpo (Body Double, 1984) Un joven actor en paro es testigo de un asesinato desde su apartamento. Casi podría ser un remake de “La ventana indiscreta” con elementos eróticos proporcionados por Melanie Griffith.

En nombre de Caín (Raising Cain, 1992) John Lightgow es un científico que decide hacer un experimento sobre educación con su propio hijo.

Atrapado por su pasado (Carlito´s Way, 1993) Un traficante de drogas quiere reformarse tras salir de la cárcel pero no le será fácil. Con Al Pacino, Sean Penn y Viggo Mortensen.

Ojos de serpiente (Snake Eyes, 1998) Nicolas Cage interpreta a un turbio agente de policía que debe evitar el asesinato del ministro de defensa.

Femme fatale (2002)  La historia comienza con una ladrona de guante blanco en el festival de Cannes. Con Antonio Banderas.

La dalia negra (The Black Dahlia, 2006)  Basada en una novela del autor de L.A.Confidential, James Elroy, intervienen Josh Harnett y Scarlett Johansson.

El último filme de Brian De Palma “Passion” no llegó a ser estrenado comercialmente en España, a pesar de su gran calidad.

Passion (2012) Producción franco alemana fotografiada por José Luis Alcaine. Remake de la cinta francesa “Crimen de amor” (2010) sobre la enfermiza relación sexual entre una ejecutiva de publicidad y su jefa, interpretadas por Rachel Adams y Noomi Rapace.

Lights Out (2017) Coproducción con China donde una joven ciega de esta nacionalidad se ve envuelta en una trama de alto secreto sobre asesinos profesionales. Aún se encuentra en fase de preproducción.


Lesgaicinemad 2016 (III)

Escrito por cinefiliacinefilia 11-11-2016 en Festivales. Comentarios (0)

Taekwondo (2016) *** ARGENTINA. Sección oficial

Decididamente la última película de Marco Berger parece estar hecha para provocar. Si ya en “Hawaii” (2013) asistíamos a un juego de deseos sexuales reprimidos entre dos amigos que se reencuentran tras varios años en una casa de campo, a solas. Aquí ocurre algo parecido con su pareja protagonista pero rodeados de apolíneos cuerpos desnudos o en bañador, casi todo el tiempo.

Conversaciones intrascendentes en una sauna de vapor o bañándose en la piscina entre el grupo de hombres que pasan allí días de vacaciones, rellenan un metraje donde el principal protagonista es el cuerpo masculino, que ocupa primerísimos planos de toda su anatomía.

A pesar de que no parece ésta una base muy sólida para construir un largometraje, sí que se mantiene vivo el interés por la pareja protagonista y junto al resto de personajes dan una visión psicológica también del hombre y sus diferentes actitudes.

Para la mayoría del grupo de actores, ésta es su primera película,  incluso para los dos que encabezan el reparto: Gabriel Epstein y Lucas Papa. Sin embargo su naturalidad y veracidad ante la cámara es total, convirtiendo a Berger en un excelente director de actores, que en esta ocasión comparte créditos con Martín Farina.

Lucas Papa y Gabriel Epstein se gustan pero no se deciden.

Marco Berger ha recibido el premio Teddy en Berlín por su película “Ausente” y el Sebastiane en Donostia por “Mariposa”, su anterior cinta, siendo “Taekwondo” la quinta en su carrera, que lo conforma como uno de los realizadores de cine queer más entregado.

LA ESCENA

No sé si podríamos hablar más de cine nudista que de erótico, ya que “Taekwondo” supone un canto al cuerpo del hombre mostrado con belleza y naturalidad, aun en sus secuencias sexuales.


PRESENCIA ARGENTINA EN LESGAICINEMAD

El Festival de cine LGTB de Madrid siempre ha concedido mucha importancia al cine latinoamericano, continente con el que la fundación Triángulo -que lo organiza- tiene multitud de proyectos en común. Y Argentina, en particular, ha tenido especial relevancia siendo de allí su anterior productor, Lucas Casanova.

Este año además de “Taekwondo” (que aún hay oportunidad de verlo mañana sábado), se nos muestra otro largometraje de temática gay, “Esteros” de Papu Curotto, sobre el despertar sexual de dos adolescentes, que se proyectará para cerrar la edición de este año, el domingo 13. También se ha tenido oportunidad de ver el documental “Reina de corazones” sobre un grupo de chicas trans de una cooperativa de teatro surgida para alejarlas de la prostitución y el cortometraje lésbico “(La fábrica de tortas) Pastel de cerezas” de Jessica Praznik.