CINEFILIA

Ciencia ficción

Pequeño gran hombre

Escrito por cinefiliacinefilia 26-12-2017 en Estrenos. Comentarios (0)

Una vida a lo grande (Downsizing, 2017) *** EEUU. 135 min.

Una de las bazas más destacables de la última cinta de Alexander Payne es el factor sorpresa por lo que quizás sea recomendable que dejen de leer ahora mismo estas líneas. Aunque posiblemente dé igual porque la publicidad y el propio título original ya dicen demasiado.

Una idea tan descabellada como bizarra -surgida de la mente del director de Entre copas y de su habitual colaborador en sus guiones, Jim Taylor- es llevada a cabo en la trama del film por un científico que ha conseguido reducir personas al tamaño de 10 centímetros, con la idea de que esto acabará con los problemas de superpoblación y el desgaste del planeta.

Así nos encontramos con una película indudablemente de género fantástico con tratamiento de comedia y tintes sociales. Quizás demasiados elementos reunidos o no mezclados con tino que van desinflando la trama de la cinta poco a poco, a pesar de las grandes posibilidades de su arranque.


Christoph Waltz y Hong Chau, grandes actores en versión reducida

Otra de las apuestas de la cinta es su reparto. Un Matt Damon (primera foto superior junto a Kristen Wiig) más que fondón, acompañado de Christoph Waltz y la tailandesa Hong Chau, verdadera revelación de la película que ha sido nominada a los Globos de oro como actriz de reparto. Además intervienen en papeles episódicos Udo Kier, Laura Dern y el televisivo Neil Patrick Harris.

ESCENA CINEFILIA

Más que una escena es el concepto de reducir a los seres humanos lo que más llama la atención de Una vida a lo grande aunque ya estemos familiarizados con la idea en otras películas a lo largo de la historia del cine como las que comentamos a continuación.


PEQUEÑOS Y EMPEQUEÑECIDOS


El increíble hombre menguante (1957) Clásico del fantaterror basado en una novela de Richard Matheson que dirigió el rey de la serie B, Jack Arnold.

Pulgarcito (El pequeño gigante) (1958) George Pal (El tiempo en sus manos) dirigió esta conseguida versión del cuento de los hermanos Grimm, con Russ Tamblyn y Peter Sellers. Su versión femenina, Pulgarcita (1994) la realizó el estudio de animación de Don Bluth.

Viaje alucinante (1966) Un equipo de doctores es reducido a tamaño microscópico para una importante operación desde el interior del cuerpo humano. La cinta de Richard Fleischer tuvo un remake en tono de comedia con El chip prodigioso (1987) dirigido por Joe Dante.

La increíble mujer menguante (1981) La cómica Lily Tomlin protagonizó la versión femenina de la novela de Matheson que esta vez fue tratada con un punto de vista humorístico.

Cariño, he encogido a los niños (1989) Sobre una historia de los creadores de Re-Animator, Rick Moranis llegó a protagonizar hasta dos secuelas de esta comedia sobre un científico que utiliza a su familia como conejillos de indias. Incluso se llegó a realizar una serie de TV.

Los Borrowers (1997) Los (pequeños) personajes de Mary Norton han sido llevados al cine (Arriety y el mundo de los diminutos) y la televisión (Los diminutos) en versión animada pero también tuvieron su versión de carne y hueso con John Goodman como protagonista.

Los viajes de Gulliver (2010) La última adaptación de la famosa novela de Jonathan Swift que también incluía personas pequeñas es la que protagonizó Joe Black en tono de comedia pero ha tenido otras versiones, desde la de Georges Méliès de 1902, la que protagonizó Richard Harris en 1977 o la de animación del español Cruz Delgado de 1983, entre otras.

Ant-Man (El hombre hormiga) (2015) El súperheroe más pequeño de la Marvel tendrá su secuela el año que viene con Ant-Man y la avispa.


El retorno del Jedi Luke

Escrito por cinefiliacinefilia 19-12-2017 en Estrenos de luxe. Comentarios (0)

Star Wars VIII. Los últimos Jedi (Star Wars. The Last Jedi, 2017) **** EEUU. 150 min.

Desde luego es el estreno de la semana por no decir de las navidades. Sí, porque Star Wars se ha ganado tras ocho episodios ese honor, como mínimo. La potencia e intensidad de sus tramas no dejan lugar a dudas de que pasemos dos horas y media con el corazón en un puño.

Puede que le sobre algún minutillo en batallas espaciales o sean muy seguidos algún combate  láser pero la diversión y el entretenimiento están más que asegurados con este capítulo imprescindible de la saga. Además de responder a algunos de los interrogantes planteados en el film anterior, cuenta con momentos verdaderamente dramáticos.

En The last Jedi (traducible por El último Jedi no por Los últimos Jedi aunque haya opiniones para todo, además falta la “s” del plural) se perfilan las personalidades de los nuevos personajes y se van dando carpetazo a los antiguos. Sin querer hacer spoilers, que aquí todo puede pasar.

Adam Driver se merece al menos una nominación al Oscar interpretando a Kylo Ren

Así, el final apunta a un próximo último episodio, según el plan de George Lucas que como se ha demostrado no tenía muy cerrado su planteamiento, en el que prevemos que  pasarán unos años (me refiero a la trama), al menos para dar tiempo a que la resistencia tome fuerza y nuevos aires.

Luke Skywalker  (Mark Hamill) se convierte en el verdadero protagonista acompañado de una elegantísima Carrie Fisher a la que, como no, dedican un amoroso recuerdo en los créditos finales. El conflicto interno de Kylo Ren (Adam Driver) se recrudece tras matar a su padre y verse incapaz aquí de hacer lo propio con la madre o con la que al parecer le ha llegado al corazón, la chatarrera Rey (Daisy Ridley) de la que se desvela su origen.

Memorables las intervenciones de Laura Dern como nueva líder de la Resistencia o Benicio del Toro como el mezquino mercenario DJ e incluso Gwendoline Christie (Brienne de Tarth en Juego de tronos) como la Capitana Phasma a la que conseguimos ver un ojo.

Carrie Fisher sigue dando guerra (de las galaxias) en este episodio

Para la galería de criaturas waries, nos encontramos a los adorables Porgs, los pájaros de la isla donde se encuentra Luke, los zorros de cristal y los llamados caballos espaciales montados por Finn (John Boyega) que más bien parecen corderitos gigantes. Y nos reencontramos con Yoda, la pareja de droides R2 y PO, superados por el carisma de BB-8, así como el comandante Ackbar del planeta Mon Calamari.

Recomendada su visión en 3D, aunque seguimos echando en falta una verdadera utilización dramática del efecto. Rian Johnson (Looper) es el responsable en esta ocasión del guión y la dirección de la cinta, declarándose un fan de la saga desde niño.

ESCENA CINEFILIA

El enfrentamiento final entre Luke y Kylo es tan esperado como memorable y sorprendente, engañándonos a todos de esa manera.

Chewie se hace amigo de unas adorables aves llamadas Porgs

LO PEOR

Las escenas de la comunicación mental y visual entre Kylo y Rey no acaban de funcionar y además no acabamos de creernos el origen que Kylo cuenta de ella.

Casi no podemos dar crédito que en una producción de este calibre salga un pollo de plástico asado que parece comprado en el chino como el que Chewie está a punto de comerse. 

EL FUTURO DE LA SAGA

Según informó hace poco más de un mes el consejero delegado de Disney se está preparando una nueva trilogía encargada al director de este octavo episodio, precisamente. Aunque Robert Iger no entró en detalles dijo que la nueva trilogía tendrá nuevos personajes de “una esquina de la galaxia” que la saga nunca ha explorado, completamente separada del clásico Skywalker.

Además, se está desarrollando en paralelo una serie de Star Wars para televisión, que se estrenará exclusivamente en su servicio de streaming en 2019.

Alden Ehrenreich interpretará el papel que Harrison Ford hizo hace cuarenta años

Y por supuesto, Solo: A Stars Wars Story, precuela del episodio IV que dio origen a la franquicia con Han Solo de protagonista, tiene ya previsto su estreno para mayo de 2018 y en 2019 el episodio IX.


Hipster in love

Escrito por cinefiliacinefilia 16-10-2017 en Estrenos. Comentarios (0)

Aunque su estreno estaba previsto en abril, tras su paso por el Americana, Festival de cine independiente norteamericano de Barcelona, parece que por fin se estrena el 20 de octubre este filme futurista.

Creative Control (2015) *** EEUU. 97 min.

Podemos decir desde ya que Creative Control es como si mezclamos un capítulo de Black Mirror con un dramedy mumblecore neoyorquino, vamos, como si a Lena Dunham (Girls), le hubieran encargado un especial hipster de la serie inglesa.

Como es habitual en este tipo de cine, lo que nos cuenta son relaciones de parejas de treintañeros, que en este caso viven supeditadas al trabajo creativo y quieren exploran nuevos mundos en el sexo. Dado que estamos en un futuro cercano inmerso, como no, en las nuevas tecnologías, será a través de estas con las que se vivirán tales experiencias.

Un creativo informático está desarrollando unas gafas de realidad virtual y ahí tiene sexo con la pareja de su mejor amigo y compañero de trabajo. El problema es que confunde mundo virtual con realidad, lo que le creará problemas con su entorno.

Benjamin Dickinson y Alexia Rasmussen viven un amor virtual

Rodada en blanco y negro, cosa recurrente en el cine mumblecore, con algunos toques de color en el personaje de la amante virtual, casi como si nos quisiera decir que lo virtual es más real que la propia realidad.

Segundo largometraje de su director, Benjamin Dickinson, que además de protagonizarla, también es coautor del guión. Como actor ha intervenido en otras cuatro cintas, a parte de su anterior filme que también protagoniza, First Winter (2012), donde un apagón de proporciones apocalípticas enfrenta a un grupo de amigos por la supervivencia.

ESCENA CINEFILIA

Aparte de las escenas de sexo virtual, destacan las de Reggie Watts bailando. Músico y cómico americano que intenta desorientar a su público y que ha protagonizado un telefilme de Netflix (Spatial) también dirigido por Benjamin Dickinson.


EL MUMBLECORE

Tiny Furniture, primer largo comercial de Lena Dunham, antes de la serie Girls

Subgénero del cine indie que surge como una necesidad de reivindicar la verdadera independencia en el séptimo arte, tanto a nivel estético como ético, a raíz del cine visto en el Festival de Sundance, cada vez más popular y por tanto mainstream.

Sus referentes son la Nouvelle Vague, Eric Rohmer o el propio John Cassavettes, considerado el padre del cine indie. Aunque también beben de autores como Woody Allen, Jim Jarmusch o Kevin Smith.

Los principales representantes son Andrew Bujalski (Funny Ha Ha, 2002), Noah Baumbach (Frances Ha, 2012), Lena Dunham (Tiny Furniture, 2010), Lynn Shelton (El amigo de mi hermana, 2011), Mark y Jay Duplass (Cyrus, 2010) o Joe Swanberg (LOL, 2006).

Ryan Gosling en Half Nelson (2006), un profesor guay, adicto a la coca

Actores como Greta Gerwig, Adam Driver o Alex Karpovsky han surgido del mumble y otros como Ryan Gosling, John C. Reilly o Emily Blunt han colaborado en alguna cinta de este tipo,  muchas veces por amistad.

El nombre, del que muchos cineastas de este estilo reniegan -al igual que los hipsters reniegan serlo- viene de la palabra “mumble”, balbucear; ya que los personajes mascullan al hablar, al igual que les cuesta expresar claramente sus emociones y deseos.

El género se ha trasladado a televisión en cadenas de pago como HBO o Netflix, con ejemplos como Girls de Lena Dunham, Looking de Andrew High, Togetherness de los hermanos Duplass, LOVE de Judd Appatow o Easy de Joe Swanberg.

Para más información sobre cine reciente en blanco y negro puedes pinchar aquí


Recuerdos implantados

Escrito por cinefiliacinefilia 11-10-2017 en Estrenos de luxe. Comentarios (0)


Blade Runner 2049 (2017) **** EEUU. 163 min.

Cierto es que las comparaciones son odiosas y más si un producto tan digno como Blade Runner 2049 sale mal parado. Pero es así, más que no aguantar la comparación con la cinta de origen, es que estamos ante un producto dependiente del otro, sin posibilidad casi de autonomía.

La línea argumental toma giros casi de los hermanos Skywalker de Star Wars en un universo dominado por el lado oscuro del nuevo creador Wallace (Jared Leto) y la dicotomía de la inteligencia artificial y su delgada línea con la humana, dando un paso más en la humanización de los replicantes al poder engendrar.

Una secuela que explica lo ocurrido tras la primera parte, por un lado y a la vez intenta ser, como suele ser muy habitual, casi un remake al contener los elementos clave de su predecesora. Así, escenas de lluvia, cristales rotos, paredes atravesadas, mujeres anuncio o canciones evocadoras -aquí de Sinatra y Elvis- se suceden como recuerdos implantados de Blade Runner.

Ryan Gosling y Harrison Ford en un momento de la película

Lo mismo ocurre con los personajes. Tenemos a los nuevos que vienen a ser un trasunto de los antiguos y en algunos casos también aparecen estos últimos. De esta manera, Ryan Gosling, Ana de Armas y Robin Wright, podrían tener su paralelismo en Deckard (Harrison Ford), Rachael (Sean Young) y Gaff (Edward James Olmos), aunque también veamos a estos.

Una continuación que retoma el ambiente recreado en la cinta que dirigió Ridley Scott hace 35 años y que ahora sólo produce, pasando el testigo a Denis Villeneuve (La llegada) que aporta más trascendencia si cabe a la búsqueda del sentido de la existencia y del padre creador.

Hay que añadir que el sistema 3D no se utiliza demasiado dramáticamente y a veces es casi imperceptible, sin contar con que el cine lo proyecte de forma correcta. En cualquier caso es un elemento puramente comercial y si hay que elegir merece más la pena verla en versión original.

Absolutamente recomendable para fans Blade Runner. Si la primera no te gustó, ni te molestes en ir a verla.

ESCENA CINEFILIA

Sylvia Hoeks como la replicante especial Luv

Las secuencias de la nueva replicante especial Luv (Sylvia Hoeks) son las que más fuerza poseen, siendo este un potente personaje que tomaría el relevo de Roy Batty (Rutger Hauer) que le robaba la película a Deckard en la cinta de 1982.También destacamos la relación entre K  (Ryan Gosling) y su “amante” Ana de Armas y su secuencia en la lluvia.


TRES CORTOMETRAJES A TENER EN CUENTA

Para introducirnos en el nuevo mundo de la era post apagón de 2049, Denis Villeneuve ha encargado tres cortometrajes situados entre la primera cinta y esta continuación, a modo de nexo de unión y porque no decirlo de publicidad.

Blade Runner. Apagón 2022. Anime dirigido por Sinichirô Watanabe, responsable de dos cortos de Animatrix y de Cowboy Bebop, en el que aparece Edward James Olmos en lo que parece el sistema de animación conocido como rotoscopia, contándonos el apagón y borrado de datos, provocado por los replicantes, tras la primera cinta.

Jared Leto y Set Sjöstrand en una secuencia de 2036. Nexus Dawn

2036. Nexus Dawn. Dirigido por Luke Scott (hijo de Ridley). Se trata de la entrevista de Wallace (Jared Leto), el empresario que ha adquirido la Tyrell Corporation, con los responsables de levantar la prohibición de replicantes, producida tras el apagón, presentando un nuevo modelo de Nexus totalmente obediente.

2048. Nowhere to Run. También de Luke Scott, nos presenta al replicante Sapper (Dave Bautista) que vemos al principio de la nueva cinta de Villeneuve.


Okja, el cerdito valiente

Escrito por cinefiliacinefilia 06-07-2017 en Estrenos. Comentarios (0)

ESTRENO NETFLIX

Okja (2017) *** COREA DEL SUR-EEUU. 118 min.

Si eliminamos la secuencia de arranque de la película, el comienzo de Okja podría ser casi la versión live action de Mi vecino Totoro (1988) de Miyazaki. Por otro lado, la persecución del animal ha sido ya muy comparada con el E.T. (1982) de Spielberg. Pero ¿A alguien se le ocurriría comerse a cualquiera de las dos adorables criaturas?

La respuesta está en esta cinta y por supuesto es que sí. La industria cárnica y alimenticia en general, con los falsos productos ecológicos, es vapuleada por Bong Joon-ho en esta producción de Netflix, no falta de polémica en Cannes cuando se pensó en premiar a un filme que no llegará a las salas. Aunque finalmente sí que se ha estrenado en cines surcoreanos.

La película que llegará al corazón de los carnívoros al mostrar con toda crudeza la crueldad de los mataderos, vistos como verdaderos campos de concentración para seres tan amigables con las personas como lo puede ser un perro o un corderito.

Tilda Swinton y Jake Gyllenhaal son los malos de la película

Una realidad que se ve algo afectada por los caricaturescos personajes de Tilda Swinton, la dueña de la empresa y el casi irreconocible Jake Gyllenhaal, como la imagen casi payasil de la misma, una especie de Ronald McDonald.

Más caras conocidas pueden verse en la cinta. Como la de Paul Dano (Swiss Army Man) Lily Collins (Blancanieves. Mirror, Mirror) y Steven Yeun (Walking dead) como los activistas defensores de los animales o Giancarlo Esposito, famoso por su papel del narcotraficante Gus de Breaking Bad.

ESCENA CINEFILIA

El bebé cerdito que es empujado por sus padres bajo la alambrada eléctrica es una de las imágenes más conmovedoras de la película ya hacia el final. Ah y avisamos que tras los títulos de crédito hay una escena extra.

Disponible en Netflix desde el 28 de junio.


BONG JOON-HO

La criatura mutante de The Host

Este director surcoreano se llevaba en 2003 la Concha de plata al mejor director en San Sebastián por Memories of Murder (Crónica de un asesino en serie), tras una ópera prima tres años antes, Perro ladrador, poco mordedor, comedia negra también con animales en la que ya  apuntaba maneras.

En 2006, Joon-ho llegó al gran público con The Host, monster movie con ecos medioambientales donde una criatura mutante surgía de las aguas contaminadas. Mother (2009) pasó más desapercibida, aunque fue presentada por su país de origen para los Oscar.

El espaldarazo definitivo le llegó con Rompenieves (2013), basada en un cómic, suponía una fabula de la lucha de clases en un futuro distópico en un tren de alta velocidad y donde también intervino Tilda Swinton.