CINEFILIA

Animación

Buscando a Max

Escrito por cinefiliacinefilia 01-08-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

Mascotas ** (The secret life of pets, 2016)

Lo que en un principio se nos presenta como una interesante idea más adulta de lo que nuestras mascotas hacen en su entorno doméstico mientras no estamos en casa, se torna en una típica cinta sobre unos animales rescatando a dos perritos perdidos, Max y su nuevo compañero. Esta poco original propuesta se ha convertido, sin embargo, en el mejor estreno de la taquilla norteamericana, desbancando a “Del revés”, con 103 millones de dólares.

De todas formas, la producción de Ilumination Entertaiment tiene algunos méritos. En algunos momentos vemos una especie de la incorrección política de los Minions –personajes bandera de la productora hasta la fecha, que protagonizan un corto que precede a la proyección de la película- llevada un poco más allá. Presenciamos la muerte de un personaje, escena que pasará a los anales junto con la masacre de crías de “Buscando a Nemo” o la muerte de la madre de “Bambi”.

Además, la banda de mascotas abandonadas que viven en las alcantarillas lideradas por un adorable conejito blanco con instintos asesinos podría recordarnos al grupo terrorista de “Acción mutante” dispuestos a eliminar a la raza humana que los ha despreciado.

Cosas como esta son las que al parecer hacen nuestras mascotas cuando se quedan solos en casa.

Su director, Chris Renaud, ha realizado ambas partes de “Gru” y “Lorax”, las tres para la firma de Ilumination. Estuvo nominado a un Oscar por el corto “No Time for Nuts” de la franquicia “Ice Age” y también presta su voz a los Minions. Renaud la codirige con Yarrow Cheney, experimentado en cortos de animación, entre ellos “Puppy” de la serie de los Minions.

Un filme con toques pixarianos, aunque no llega a la genialidad de la subsidiaria de Disney, que se acaba diluyendo en una cinta infantil poco más que mediocre, muy cinéfila, con alusiones al “Nadie es perfecto” de “Con faldas y a lo loco” y homenajes al cine musical y a la ciudad de Nueva York.

ESCENA CINEFILIA

La secuencia de la fábrica de salchichas se nos presenta un pelín macabra ya que a pesar de personalizar a las mismas con ojos y boca son devoradas por los perros protagonistas sin compasión, mientras ellas cantan el “We go together” de la banda sonora de “Grease”.

ILUMINATION STUDIOS

Gru, villano que recordaba al crítico de “Ratatouille”,  acompañado de los minions.

La productora Ilumination Entertaiment, propiedad de Universal Studios, saltó a la escena de la animación estadounidense con “Gru, mi villano favorito” (Despicable me, 2010). Ganadora del BAFTA, además generó una secuela en 2013 y una tercera para el año que viene, amén de un spin-off: “Los Minions” (Minions, 2015).

En 2011, lanzó la película “Hop, rebelde sin pascua”, historia de conejos vapuleada por crítica y público. Al año siguiente siguió con “Lorax. En busca de la trufa perdida” (Dr. Seuss´ The Lorax), fábula ecológica animada, con números musicales calificados de irritantes.

Continuó con las secuelas de “Gru”, de la que prepara una tercera parte para 2017, junto con “Sing. Ven y canta” (2016) y “How the Grinch Stole Christmas” (2018).

Fue fundada en 2007 por Chris Meledandri tras dejar su cargo como presidente de la 20th Century Fox Animation, donde colaboró en las películas de “Ice Age”, “Robots” o “Alvin y las ardillas”.




Diversidad bajo el mar

Escrito por cinefiliacinefilia 20-06-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

Buscando a Dory (Finding Dory, 2016) ***

Andrew Stanton co dirige como ya hiciera con su predecesora “Buscando a Nemo”, su continuación o spin off. Pero si la anterior la realizó con Lee Unkrich (Toy Story 3), ésta la hace con Angus MacLane, responsable de cortometrajes de Toy Story y de Wall-E. Stanton, además ha coescrito todos los largos de Toy Story, codirigido con John Lasseter, “Bichos” y en solitario “Wall-E” o fuera ya de Pixar, “John Carter”.

Los personajes principales son los mismos de la primera parte, pero ahora el foco se pone sobre el pez cirujano que tiene pérdidas de memoria a corto plazo, Dory que esta vez es ella la que buscará a su familia con la ayuda de Nemo y su padre Marlin.

Se añaden nuevos personajes por su puesto, como el amistoso pulpo Hank; Destiny, una cegata tiburón ballena o la divertida e impulsiva Becky, un pájaro colimbo. Avisamos de que los leones marinos Rudder y Fluck tienen un scketch después de los créditos finales. Los actores que han puesto su voz a estos u otros personajes son Ellen De Generes, Diane Keaton o Willem Dafoe en su V.O. y Anabel Alonso, Jose Luis Gil y Javier Gurruchaga en la española.

Esta vez es Dory la que es ayudada por Marli y Nemo en esta menos imaginativa continuación.

Sin llegar a ser tan brillante como “Inside out” o la de momento última aventura de los juguetes animados y ni siquiera como las imaginativas aventuras de Nemo, Dory entretiene y divierte sin llegar a emocionar, bueno el reencuentro familiar sí que es emotivo.

El problema quizás está en la coherencia de guión sobre las pérdidas de memoria de Dory, que son cambiantes según convenga. O quizás en que todos los personajes son muy buenos y amistosos, demasiado, aunque se agradece que la apología de la familia incluya la amistad, despojando a la película de ese tono rancio y religioso de familia nuclear americana.

ESCENA CINEFILIA

Hay una pareja (humana) de lo que podrían ser lesbianas que ayudan a Nemo y Marli al caer al suelo en el parque acuático. La red se ha llenado de polémica antes de su estreno ya que aparecía en uno de los trailers. A esto hay que añadir que también hay dudas sobre la sexualidad del personaje de Dory. Si en EEUU es doblada por Ellen de Generes, que hace años salió del armario, en España lo hace Anabel Alonso.

La pareja “lésbica” ha revolucionado las redes sociales.


CINE DE ANIMACIÓN BAJO EL MAR

TOP 10:

1.  La sirenita (The Little Mermaid, 1989) Disney, EEUU

2.  Buscando a Nemo (Finding Nemo, 2003) Pixar, EEUU

3.  Ponyo en el acantilado (Ponyo on the Cliff by the Sea, 2008) Ghibli, Japón

4.  Pinocho (Disney's Pinocchio, 1940) EEUU

5.  De profundis (2006) España

6.  Bob Sponja, la película (The SpongeBob Squarepants Movie, 2004) EEUU

7.  El espantatiburones (Shark Tale, 2004) Dreamworks, EEUU

8.  ¡Socorro, soy un pez! (Help! I´m a fish, 2000) Dinamarca

9.  Un pez fuera del mar (Sea food/ Sea level, 2011) Malasia-China

10.  Movida bajo el mar (Shark Bait, 2006) EEUU- Corea del Sur


“De profundis”, aportación española a la lista, del autor de cómics Miguelanxo Prado.


PRÓXIMAMENTE:

“Izzie´s Way Home” (2016). Mockbuster norteamericano de “Buscando a Dory”.

“Deep” (2017), película española escrita y dirigida por Julio Soto.


OTRAS DESTACABLES:

“20.000 leguas de viaje submarino” (AKA: La ciudad sumergida de Isamu)(Kaitei Sanman Mile/ 30,000 Miles Under the Sea) 1970. Japón

“20.000 leguas de viaje submarino” (20,000 Leagues Under The Sea, 1973) EEUU

“Las aventuras de Sammy” (Sammy's avonturen: De geheime doorgang / Sammy's Adventures: The Secret Passage/ Around the World in 50 Years 3D) 2010. Bélgica. Tiene una continuación: “Las aventuras de Sammy 2” (2012).

“Doraemon: la aventura de las sirenas” (Eiga Doraemon: Nobita no Ningyo Daikaisen/ Doraemon The Movie: Nobita’s Great Battle of the Mermaid King)  2010. Japón.

“Barbie: una aventura de sirenas” (Barbie in a Mermaid Tale, 2010) EEUU

Imagen del póster de la coreana “Padak, Padak” aunque en el tráiler, al menos, no sale ningún pez naranja.


SIN ESTRENAR EN ESPAÑA (AÚN):

“The Reef 2: High Tide” (2012) EEUU. Continuación de “Movida bajo el mar”

“Back to the sea” (2012). Cinta china de sorprendente reparto en el doblaje de EEUU: Mark Hamill, Cristian Slater y Tim Curry.

“Pa-dak pa-dakaka” (AKA: Padak, Padak, 2012) Un pez payaso igual a Nemo o a su padre aparece en el póster de esta película de Corea del sur.




El eslabón perdido y la animación francesa

Escrito por cinefiliacinefilia 31-05-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

El reino de los monos (Pourquoi j'ai pas mangé mon père / Evolution Man, 2015) **

Primer título que dirige el actor francés de origen marroquí Jammel Debouze. Humorista que aparece en películas como “Amelie” o en el papel de Numeróbis en las aventuras de acción real de Astérix. A los 15 años perdió la movilidad del brazo derecho en un accidente, cosa que se refleja en el protagonista, al que además de aportarle su voz, le da su imagen. También ha hecho la adaptación al guión de la novela Evolution Man - How I Ate My Father (1960) de Roy Lewis. Obra de culto que desarrolla una mirada en clave cómica a la evolución del hombre prehistórico.

Jamel Debbouze utiliza el libro de Lewis para construirse un personaje a su imagen y semejanza y llevarlo a su terreno en un relato naif, lleno de verborrea que se deja por el camino la clave de la novela.

Debbouze no es el único cómico real cuya imagen aparece en la cinta. Louis de Funès también es recreado en el personaje de Vladimir. Un homenaje al actor de la saga Fantomas, imitando sus rasgos y tono de voz. La técnica de animación empleada ha sido el motion capture, consiguiendo dibujos más realistas en sus movimientos pero que a la vez son una mera transposición de los actores que los interpretan, disolviendo la magia de la animación.

El heredero al trono de una comunidad de monos es mandado matar al poco de nacer por ser más pequeño y despoblado de pelo que su fuerte hermano menor, por consejo de la bruja de la tribu. Un simio que vive en soledad lo salva y lo cría, demostrando con los años ser el eslabón perdido entre el mono y el hombre, al caminar sobre dos piernas o dominar el fuego.

Cinta que se deja ver sin que levante demasiadas emociones y cuyo discurso pro familia llega a cansar un poco, aunque tampoco aburre.  A esto hay que añadir que la banda sonora llena de éxitos de soul de Aretha Franklin, Stevie Wonder o Nina Simone desentone  con la sabana de hace millones de años.

ESCENA CINEFILIA

Son quizás las escenas de la hechicera las más conseguidas, aunque por otro lado hay que decir que recuerda sospechosamente al mono Rafiki de “El rey león”.


CINE FRANCÉS DE ANIMACIÓN 

Imagen del episodio de Charles Burns de “Peur(s) du noir”.

Como también es habitual en otras cinematografías, vemos en la animación francesa una tendencia marcada por las adaptaciones de cómics, tanto propios como belgas e incluso italianos. Así, existen hasta nueve largometrajes animados sobre el personaje de Astérix, la primera, “Astérix el galo” de 1967 y la última de 2014.

Dentro del cómic belga, el famoso reportero de Hergé de flequillo levantado ha sido llevado en dos ocasiones a la gran pantalla, en dibujos, a principios de los 70, en “Tintín en el templo del sol” y “Tintín en el lago de los tiburones” por la productora Belvision, mucho antes que por Spielberg. También los adorables gnomos azules de Peyo pudieron ser vistos en versión francesa en “La flauta mágica de los pitufos” (1976) antes de que los tridimensionearan en Hollywood.  

Los cómics de Corto Maltés del italiano Hugo Pratt fueron animados en cine en “Corto Maltés, la película” (2002) de Pascal Morelli y entre 2002 y 2004, el Canal + francés produjo cuatro películas más para televisión.

En 2007, la historietista iraní afincada en Francia, Marjane Satrapi, adaptaba su propia novela gráfica “Persépolis”, de gran éxito. Y  ese mismo año, conocidos dibujantes de cómic como el americano Charles Burns o el francés Blutch creaban dos de los seis fragmentos de que se componía la magnífica película de terror en blanco y negro “Peur[s] du noir” (aka “Fear[s] of the Dark”).

“El planeta salvaje” una compleja historia donde los humanos son aniquilados como insectos.

Pero no sólo de cómics vive la animación francesa. Hay autores como René Laloux que nos deleitó con la espectacular “El planeta salvaje” en 1973 y continuó durante toda la década de los 80. Entre otras muchas destacan “Los amos del tiempo” (1982), ayudado en el guión por Moëbius y “Gandahar, los años luz” (1988), donde colaboró con Isaac Asimov.

A finales de los noventa Michel Ocelot inició una trilogía con “Kirikú y la Bruja” (1998) y del resto de sus películas, “Azur y Asmar” (2006) es la que ha tenido mayor repercusión.

En 2003, el filme de Sylvain Chomet “Bienvenidos a Bellville” era reconocido con diversos premios y nominaciones, incluida la de los Oscar y siguió haciendo animación con “El ilusionista” (2010), sobre un guión de Jacques Tatí. Ahora prepara la precuela de Bellville, “Swing Popa Swing” para 2018.

El afamado Luc Besson creó en 2006 la saga de “Arthur y los minimoys” con tres películas hasta ahora, donde mezcla imagen real y animación 3D. El mismo año destacó la futurista “Renacimiento” del animador del videojuego “Rayman”, Christian Volckmn.



“Renacimiento” y “El Ilusionista”, dos ejemplos muy distintos de reciente animación en Francia.

Una pareja de directores parecen ser los últimos en llegar, Alain Gagnol y Jean-Loup Felicioli,  habiendo realizado largometrajes como “Un gato en París” (2010) nominada al Oscar a película de animación y de estilo picasiano y “Phantom boy” (2015) de dibujo pop-art.

El historietista Joann Sfar también triunfó en premios y festivales con la cinta para adultos “El gato del rabino” (2011). Las películas más recientes de la animación francesa son: “Ernest & Célestine” (2012), de corte infantil y que obtuvo otra nominación al Oscar, “La mecánica del corazón” (2013) de tono gótico, en stop motion o “El principito” (2015) sobre la novela de Antoine de Saint-Exupery.



El señor de las bestias

Escrito por cinefiliacinefilia 20-04-2016 en Estrenos. Comentarios (0)

El niño y la bestia (Bakemono no Ko, 2015) ***

Tras la retirada de Hayao Miyazaki (Mi vecino Totoro) y su estudio Ghibli y la muerte de Satoshi Kon (aún pendiente su obra póstuma Deaming machine), Mamoru Hosoda se perfila como uno de los mejores directores de animación japonesa. Dirige el estudio Madhouse y cintas tan reconocidas como su anterior producción, “Wolf children”.

Quizás sus guiones no están tan conseguidos como los de Kon, ni sus dibujos tienen el lirismo de Miyazaki pero Hosoda consigue transportarte al mundo del anime a través de historias que unen el mundo real con la fantasía más alucinante: la realidad virtual (Summer Wars), los viajes temporales (La chica que saltaba a través del tiempo) o el mundo de las bestias, como en esta y en su anterior cinta.

Un adolescente que se queda sin familia entra en contacto con un maestro en el uso de la fuerza que lo tomará como aprendiz y lo alejará del lado oscuro. Este conocido argumento que bien podría ser el de la saga galáctica por excelencia es utilizado por Hosoda, añadiendo elementos de “La bella y la bestia” e incluso de “La princesa Mononoke” o “Moby Dick”.

Además, asistimos a un viaje al mundo de las bestias, que por fuerza tiene que estar separado del humano por la tendencia natural de este al lado oscuro. Aunque el guión de Mamoru Hosoda supone todo un cocktail de ingredientes que nos suenan, lo ha sabido mezclar de tal modo que se convierte en un buen trago, que se puede hacer un poco largo hacía el final pero que deja un buen sabor de boca.

Proyectada en festivales tan prestigiosos como San Sebastián, Gijón, Sitges o Toronto, es más bien una película para ver en familia, sin embargo.

SECUENCIA CINEFILIA

El mensaje misántropo que despide la cinta sobre el lado oscuro de las personas, verdadero villano de la película, motivo por el cual las bestias antropomorfas tuvieron que refugiarse en un mundo paralelo donde los seres humanos están prohibidos.


ANIME EN LAS SALAS

Recientemente se han estrenado las dos últimas películas del estudio Ghibli, que por el  momento ha cerrado las puertas. Ambas nominadas al Oscar en años consecutivos. Por un lado, “El recuerdo de Marnie” (2014) *** de Hiromasa Yonebayashi. Historia de amistad y de fantasmas basada en uno de los 50 libros esenciales de literatura infantil seleccionados por Miyazaki, When Marnie Was there de la británica Joan G. Robinson.

La otra, “El cuento de la princesa Kaguya” (2013) ***** de  Isao Takahata. Toda una joya de la animación artesanal que ha supuesto sin embargo todo un fracaso para el estudio al recaudar menos de la mitad de su coste en Japón. Basada en un cuento popular japonés anónimo del siglo IX, "El cortador de bambú", contiene un exquisito dibujo en tonos acuarela.