CINEFILIA

Como el perro y el gato

Buenos vecinos *** (Undir trénu/ AKA: Under the Tree, 2017) ISLANDIA.89 min. Estreno: 10 de agosto.

Buenos vecinos, traducción española del original Bajo el árbol, nos habla básicamente de la estupidez humana. En concreto de la falta de comunicación, del orgullo y de cómo, hechos ocurridos en nuestras vidas nos traumatizan hasta tal punto que nos encerramos en nuestras propias ideas, aunque nos perjudique a todos los niveles.

Este drama que se convierte en tragedia, aunque la hayan llegado a calificar de comedia absurda, nos presenta dos historias con un nexo común. Por un lado, un matrimonio que se rompe cuando la mujer descubre a su marido masturbándose con un vídeo en el que él mismo tiene sexo con una exnovia.

Por otro, la batalla vecinal entre dos matrimonios de la tercera edad surgida, en principio, por un árbol plantado en el jardín de uno de los chalets que da sombra al de al lado. La mujer propietaria del árbol está visiblemente afectada por la muerte de uno de sus hijos, hermano del que está separándose de su esposa, razón por la cual se va a vivir con sus padres.

Edda Björgvinsdóttir, Steinþór Hróar Steinþórsson y Sigurður Sigurjónsson

A pesar de que la manera de narrar de su director es tan fría como la tierra de la que proviene, los hechos ocurridos en el filme no pueden dejar a nadie indiferente e impactan más y más a medida que avanzan ambas tramas, hasta el final tan anunciado por un lado como sorprendente por otro.

Supone la tercera cinta de su director Hafsteinn Gunnar Sigurðsson, cuyo debut en el cine (Either Way) fue objeto de un remake en EEUU por el director de Superfumados, David Gordon Green.

ESCENA CINEFILIA

Ya dice Michael Haneke que al espectador le impacta más la muerte de un animal en el cine que la de una persona, quizás sea porque el animal suele estar indefenso ante la maldad humana. Sin querer hacer spoiler, aquí desde luego se cumple la teoría Haneke.


NUEVA OLA DE CINE ISLANDÉS

Heartstone, corazones de piedra, historia de amor entre adolescentes

Parece que el escaso cine islandés que se produce lleva unos años intentando hacerse un hueco en el panorama internacional, principalmente a través de festivales de cine donde ha conseguido algunos premios.

Este año, la película de temática LGTB Heartstone (2016) conseguía distribución en nuestro país y en 2015, el drama adolescente Sparrows recibía la Concha de oro en San Sebastián. Ese mismo año, Rams (El valle de los carneros), de tema rural, fue premiada en festivales como Cannes o Valladolid.

Otras películas recientes, destacables de la tierra del hielo, son Corazón gigante (2015), sobre un inadaptado con sobrepeso, con premios en Tribeca y Valladolid o Metalhead (2013), que trata de una chica que sueña con ser una estrella de la música metal.

Hace poco hablamos del director de origen español Baltasar Kormákur, con motivo del estreno de A la deriva, de producción norteamericana, pero que también ha estrenado no hace mucho el thriller Medidas extremas (2016), que se presentó en San Sebastián.

Toda una avalancha de cine llegado de Islandia que supone lo que podríamos llamar una nueva ola con gran variedad temática, aunque es cierto que predomine el género dramático. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: