CINEFILIA

El arte como divertimento

Caras y lugares *** (Visages Villages, 2017) FRANCIA, 90 min. Estreno: 25 de mayo.

Visages Villages, intraducible juego de palabras francés que vendría a querer decir Caras de los pueblos, es la película que el artista gráfico JR, conocido por sus grandes fotografías pegadas a cualquier construcción urbana, propuso hacer a Agnès Varda, veterana directora de la Nouvelle Vague.

Ambos firman al alimón este simpático documental, donde hacen un recorrido por pueblos de su país con una furgoneta tuneada como un gigantesco fotomatón, sacando enormes fotos en papel de sus habitantes que luego adhieren a casas o donde les apetece, mostrando lo efímero que el arte puede llegar a ser.

En tono cómico muy del país galo, los dos artistas se encuentran y divergen, se ríen y discuten e incluso tienen un desplante del maestro Godard, amigo de Varda, motivo por el que posiblemente enseñe las fotos que le hizo sin gafas en venganza, ya que a la conocida como abuela de la Nouvelle Vage se la ve muy afectada por no recibirles, tras llegar a la puerta de su casa en Suiza.

Agnès Varda haciéndose burla a sí misma de joven

Podía verse como una manera, casi oportunista, de reivindicar la figura femenina más importante de la nueva ola francesa, en estos tiempos de feminismo visto tan políticamente correcto, a través de un joven artista que quiere promocionarse internacionalmente, sin embargo parece ser que la hija de Varda contactó con él primero.

Aún estando nominada a ambos galardones, Caras y lugares no se llevó ni el Oscar ni tampoco el César francés, aunque es cierto que la Academia de Hollywood le había entregado un Óscar honorífico el año anterior a la directora y sí que hizo un recorrido de premios de la crítica o en festivales como Toronto.

ESCENA CINEFILIA

Con las referencias a Banda aparte y su famosa secuencia de la carrera por el Louvre o al Perro andaluz de Buñuel hacen un homenaje a estos momentos mágicos del celuloide.


AGNÈS VARDA

Corinne Marchand protagonizó el drama psicológico Cleo de 5 a 7

A sus casi 90 años, los cumple en unos días, esta figura femenina esencial en el cine y el arte en general, ha dirigido alrededor de 50 piezas entre largos de ficción, cortos y documentales, además de haber realizado fotografías o video-instalaciones. Estuvo casada en segundas nupcias con el director Jacques Demy, a quien homenajeó en algunas películas, tras su muerte en 1990.

Entre sus largometrajes destacan Cleo de 5 a 7 (1961), poético relato de una joven cantante que espera los resultados de unos análisis de cáncer, Una canta, la otra no (1977), donde transforma las luchas feministas en una danza de colores kitsch o Sin techo ni ley (1985) que supone el germen de una corriente de cine realista encabezado por Ken Loach o los hermanos Dardenne.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: