CINEFILIA

El guardián de sus escritos

Rebelde entre el centeno *** (Rebel in the Rye, 2017) EEUU. 106 min.

A pesar de que un biopic de J. D. Salinger podría resultar tan interesante como su propia obra cumbre El guardián entre el centeno (novela autobiográfica, por otro lado), el debut en la dirección de Danny Strong (guionista de Los juegos del hambre) no alcanza las expectativas.

Para empezar, uno de los primeros errores del filme es la elección del actor que interpreta a Salinger, Nicholas Hoult, dulcificando las facciones del autor neoyorquino. La verdad es que por típico que resulte, Rebelde entre el centeno es una película sobre un escritor con muchas zonas oscuras a las que Hollywood ha teñido de color.

Se nos evita su encuentro con Hemingway o el proceso de desnazificación en el que intervino tras la guerra en Alemania. Además, su matrimonio con una alemana y otros puntos conflictivos como su gusto por las jóvenes, quedan bastante diluidos.

Kevin Spacey hace una gran composición del maestro de Salinger, Nicholas Hoult

Es cierto que la cinta se basa en el libro de Kenneth Slawenski, J. D. Salinger, una vida oculta, considerada por otro lado su biografía más completa hasta la fecha, sin embargo, parece  que Strong, que también ha escrito el guión, no ha sabido sacar todo el jugo.

Aunque en general es un producto entretenido e interesante, más o menos sincero sobre elementos de la vida de este misterioso escritor, centrado en la búsqueda de su voz como artista, su traumática experiencia en la guerra y la meditación como elemento sanador, con tres personas importantes en su vida: su profesor y amigo Whit Burnett (Kevin Spacey), su editora (Sarah Paulson) y su primera novia Oona O´Neill (Zoey Deutch), hija del famoso dramaturgo, que le abandonó por Charles Chaplin.

ESCENA CINEFILIA

El encuentro con un fan de su novela, que podría ser Mark David Chapman, el asesino de John Lennon, al que le fue encontrado un ejemplar de El guardián entre el centeno, resulta tan inquietante que casi justifica el aislamiento de Salinger.


SALINGER EN EL CINE

J. D. Salinger prohibió específicamente que El guardián entre el centeno, una de las obras cumbre de la literatura norteamericana, nunca fuera adaptada al cine ni después de muerto. Sin embargo, existe un cortometraje de 30 minutos titulado Fragmento (1984) de producción mexicana y otro inglés, The Catcher (2001) que están basados en su novela.

De hecho, fue tal su indignación después de que Hollywood adaptara su relato corto "Uncle Wiggly in Connecticut" que se negó a vender los derechos para el cine de ninguno de sus escritos. La cinta en cuestión es My foolish heart (Mi loco corazón /Fiel a tu recuerdo, 1949) dirigida por Mark Robson, con Dana Andrews y Susan Hayward.

Debido a que Irán no tiene relaciones oficiales de copyright con EEUU, existe también una adaptación de la novela corta “Franny and Zooey”, realizada en este país con el título de Pari (1995). Salinger consiguió que sus abogados prohibieran una proyección programada en 1998 en el Lincoln Center de Nueva York.

La única adaptación oficial de un escrito de Salinger es Mi loco corazón

Así mismo, existen otros cortometrajes sobre historias de Salinger: Malena (España, 1993), Un día perfecto para el pez plátano (Cuba, 2002) y Divan dan za bananaribe (Serbia, 2014), estos dos últimos basados en el mismo cuento.

Por otro lado, esta no es la primera vez que Salinger aparece como personaje en una cinta de ficción. En Descubriendo a Forrester (2000) de Gus Van Sant, el personaje que interpreta Sean Connery, Forrester, está basado en él.

Como también ocurre con el personaje de Terence Mann, interpretado por James Earl Jones, en Campo de sueños (1989), a pesar de que el escritor prohibió que llevara su nombre, como sí lo hacía en la novela en que se basa la película, Shoeless Joe.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: