CINEFILIA

Pide un deseo

Siete deseos (Wish Upon, 2017) *** EEUU. 90 min.

Siete deseos es una película de terror adolescente que cumple perfectamente todas sus expectativas. Una caja china concede hasta siete deseos a una chica de instituto con no demasiada suerte en la vida, aunque lo que no sabe en un principio es el alto precio que tendrá que pagar por ellos.

Especie de slasher donde los protagonistas van cayendo uno a uno, al estilo de la saga Destino final. Sabemos que cada vez que se pide un deseo alguien va a morir, pero no sabemos ni  quién ni cómo. Como en aquella, su éxito en taquilla puede dar para varias películas.

No se trata de una cinta demasiado original pero si tiene su propia personalidad dentro del subgénero de objetos encantados al más puro estilo de aquella serie de televisión que en España se tituló Misterio para tres, del original Viernes 13, que realmente no tenía nada que ver con la franquicia cinematográfica.

Ryan Phillippe, Joey King y Sherilyn Fenn

No por algo su director, John R. Leonetti, es el de la primera cinta sobre la muñeca Annabelle, que perfectamente podría estar en la tienda de antigüedades de la citada serie. Su secuela sin embargo, que nos llegará dentro de poco, ha sido encargada a David F. Sandberg (Nunca apagues la luz).

En el reparto, además de su protagonista Joey King, viejas caras conocidas. Ryan Phillippe, de unos muy bien llevados 42 años, interpretando al padre de la chica y Sherilyn Fenn, cuya aparición en el nuevo Twin Peaks como Audrey Horne todavía es un misterio.

ESCENA CINEFILIA

Aunque la muerte del fregadero es un poco cutre, hay otras que están mejor conseguidas y es posiblemente la caja en sí la que pueda pasar a la historia del cine de terror por lo enigmática que resulta, con sonidos propios.


RYAN PHILLIPPE

En sus inicios alternó mucha televisión con películas menores de los hermanos Tony y Ridley Scott hasta que le llegó el éxito con Sé lo que hicisteis el último verano (1997), ya clásico slasher de los 90.

Así de carnal se nos presenta el actor en su primera cinta como director, Catch Hell

El polémico filme sobre la famosa discoteca neoyorquina de los años 70, 54 (1998), lo consagró como guaperas oficial de su década, encarnando el personaje de Valmont a continuación en una versión actualizada de Las amistades peligrosas, Crueles intenciones (1999).

En 2001 intervino en Gosford Park de Robert Altman y poco después tuvo un pequeño papel en la ganadora del Oscar a mejor filme en 2005, Crash. En 2014, llegó a dirigir una destacable cinta de secuestros protagonizada por él mismo, Catch Hell.

Últimamente se le ha podido ver en series de televisión como Secretos y mentiras y Shooter.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: