CINEFILIA

Cine (femenino) dentro del cine (femenino)

Su mejor historia (Their Finest, 2016) ** REINO UNIDO. 117 min.

No cabe duda que hay un desmesurado intento en la industria cinematográfica por resaltar el papel femenino en cualquier ámbito, que va desde su aportación en la historia hasta en el de la iconografía de los superhéroes.

Si recientemente nos llegaba Superwoman o un poco antes las Figuras ocultas que trabajaron para la NASA, por citar dos ejemplos norteamericanos, ahora es el cine británico el que nos recuerda la importancia de la mujer en la Segunda Guerra Mundial dentro del cine de propaganda, para levantar la moral de la nación.

Una historia descafeinada que se ve venir de lejos con toques de melodrama hacia el final, que intenta plasmar la situación que se vivía en el Londres bombardeado por los nazis, así como la edulcoración del cine al plasmar una historia real con dos heroínas que no pueden ser tales por su condición de mujeres.

Bill Nighy (izquierda) interpreta a un actor hacia el final de su carrera

Cine dentro del cine que aborda como no podía ser de otra manera una directora. La danesa Lone Scherfig cuya cinta independiente An education, tras ganar el premio del público en Sundance, consiguió colar tres nominaciones en los Oscar, entre ellas mejor película.

Una producción de la BBC, más propia del género televisivo que del cinematográfico, con Gemma Arterton, aquella Tamara Drewe (2010) de Stephen Frears que recientemente hemos podido ver en Melanie.The Girl with All the Gifts y Sam Claflin (Los juegos del hambre), con una breve aparición de Jeremy Irons.

ESCENA CINEFILIA

Las escenas del rodaje así como la película que queda al final dentro de la película aporta el tono de comedia que debería haber tenido toda la cinta, propio de las cintas costumbristas de humor de los estudios Ealing.


EALING STUDIOS

Localizados en el West London, se vanaglorian de ser los estudios de cine más antiguos del mundo. En los años 30 y 40 realizaron comedias, así como documentales y filmes de guerra.

Audrey Hepburn y Alec Guinness en Oro en barras

Después de la guerra, empezaron a producir comedias satíricas, marca de la casa, como Whisky a go-gó (1949) o Pasaporte para Pimlico (1949). Así como otras protagonizadas por Alec Guinness como Oro en barras (1951) con un pequeño papel de Audrey Hepburn antes de hacerse famosa, El hombre vestido de blanco (1951) o El quinteto de la muerte (1955) con Peter Sellers.

La BBC compró los estudios en 1955, donde se rodaron las series La fuga de Colditz o El detective cantante. Últimamente, allí también se produjo La importancia de llamarse Ernesto (2005) con Rupert Everett y Colin Firth sobre la obra de teatro de Oscar Wilde.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: