CINEFILIA

Keanu invencible

John Wick: Pacto de sangre (John Wick: Chapter Two, 2016) *** EEUU. 122 min.

El éxito de la primera parte -subtitulada en España Otro día para matar- tanto de público como de crítica, algo más sorprendente, no podía dejar huérfana a esta historia de venganza. De hecho, parece que incluso está en marcha una serie de televisión.

Cierto es que supera a otras de su género. Desde las coreografías de las luchas impecablemente realizadas hasta la presencia de Keanu Reeves, perfecto en su papel de asesino a sueldo infalible, capaz de salir airoso de las situaciones más imposibles y hacerlo creíble, matando sin vacilar a cuantos se le pongan por delante, que no son pocos, a pesar de sus más de cincuenta años muy bien llevados.

Todo un reparto de tipos duros que incluyen de nuevo a John Leguizamo e Ian McShane, de la primera cinta, junto a los italianos Franco Nero y Riccardo Scamarcio (A Roma con amor, Pasolini). Incluso Laurence Fishburne, Neo en Matrix, vuelve a coincidir con su antiguo compañero de la famosa saga.

Keanu Reeves y Laurence Fishburne se reencuentran 14 años después de Matrix Revolutions

La cinta retoma la historia del sicario John Wick donde terminó la primera, completando la venganza contra quienes mataron a su perro y le robaron el coche, recuperando el mismo. A pesar de sus deseos de retirarse recibirá un encargo al que no podrá negarse, en Roma.

ESCENA CINEFILIA

La secuencia de los espejos puede verse como un homenaje a La dama de Shangai, clásico del cine negro de Orson Welles, que también interpretó junto a una Rita Hayworth teñida de rubio, donde se jugaba con la multiplicidad del reflejo en la secuencia final. Aunque puede que la escena del sastre que confecciona un traje de diseño a prueba de balas sea más original.


ÚNICO KEANU REEVES

A pesar de ser criticado por poco expresivo, amén de inmortal, ahora que se lleva tanto la contención sería el momento perfecto para otorgarle algún premio más serio que los que le han concedido. Aunque quizás lo castiguen por ser una persona humilde, con valores éticos fuera de excesos materiales.

Fragmento de una tira cómica sobre la inexpresividad del actor aparecida en El Jueves

A principios de los noventa consiguió convertirse en el actor de moda, siendo requerido por autores tan diversos como Gus Van Sant (Mi Idaho privado), Francis Ford Coppola (Dracula), Kenneth Branagh  (Mucho ruido y pocas nueces) o Bernardo Bertolucci (Pequeño Buda), aunque también triunfaba en películas de acción como Le llaman Bodhi o Speed.

Con Matrix tocó la gloria, erigiéndose como el actor perfecto para protagonizar filmes fantásticos de acción como Johnny Mnemonic, Pactar con el diablo, el remake de Ultimátum a la tierra, el héroe de cómic Constantine o el experimento animado de Richard Linklater, A Scanner Darkly.

También nos enseñó su lado romántico junto a actrices como Charlize Theron (Noviembre dulce), Sandra Bullock (La casa del lago) o la española Aitana Sánchez Gijón en Un paseo por las nubes.

En 2013 se lanzó a dirigir una película de artes marciales en la que también intervino, El poder del Tai. Además, tras protagonizar dos películas y una serie de televisión, al principio de su carrera, de la comedia juvenil Las alucinantes aventuras de Billy y Ted,el actor vuelve a estar involucrado en una nueva secuela aun en proyecto.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: