CINEFILIA

Yo maté a mi madre

La vida de Calabacín (Ma Vie De Courgette, 2016) **** SUIZA. 66 min.

Esperando turno para su visionado, tras el aluvión de películas nominadas al Oscar, La vida de Calabacín se proyectaba el sábado pasado en la Cineteca de Madrid en la III Muestra de cine francófono, habiéndose colado también la semana anterior en la Muestra Syfy de cine fantástico y todo esto después de su estreno en salas.

Sea como sea, lo importante es verla ya que la cinta nos ofrece una historia poco usual y descarnada, sobre todo para un niño. Partiendo de la novela Autobiografía de un calabacín de Gilles Paris (ya llevada a la televisión, en imagen real)1, se cuenta la tragedia de un niño de nueve años que vive con su madre alcohólica. Accidentalmente la mata y es internado en un orfanato.

Personajes entrañables como el del policía que toma cariño a Calabacín, su soez tía que lo maltrata, el gamberro pero amistoso niño pelirrojo del hospicio o la niña que llega traumatizada porque ha presenciado la muerte de su madre a manos de su padre y el posterior suicidio de este, pueblan esta hermosa cinta que toca estos espinosos temas desde el humor amable.

Calabacín junto a su amiga Camille y el policía Raymond

La animación es deliciosamente bella a través de marionetas en stop motion, con algún toque oscuro, como las ojeras tan características en Tim Burton, pero de mayor colorido, tanto visual como en el desarrollo del argumento. Aunque el realizador Claude Barrás, autor de cortos en plastilina, comparte temáticas con el creador de Pesadilla antes de Navidad.

Al frente del equipo de guionistas se encuentra Céline Sciamma, que en 2011 nos deleitó con Tomboy, la historia de una niña que se hacía pasar por chico ante sus compañeros de clase. En La vida de Calabacín los problemas de los niños son más genéricos, los derivados de la violencia de género y de la cruel realidad de los adultos.

Desde que se presentó en Cannes el año pasado ha recibido premios como película de animación en los César (donde también ganó mejor guión) y los Premios del cine europeo, además de la doble nominación al Oscar y al Globo de Oro en EEUU, pero también como película europea en San Sebastián.

ESCENA CINEFILIA

Las referencias al sexo son de una enorme ternura, aunque la foto donde los niños hacen un “calvo” escandalice a padres temerosos de no cumplir con la moral católica, a la par que políticamente correcta.

1 Calabacín en el telefilme franco belga C'est mieux la vie quand on est grand (2008)


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: