CINEFILIA

Una película redonda

Yo no soy Madame Bovary (我不是潘金莲/ Wo bu shi Pan Jinlian, 2016) *** CHINA. 128 min.

Con seis meses de retraso, llega la ganadora de la Concha de oro a mejor película en el pasado Festival de San Sebastián. Desde luego se trata de una original cinta del director chino Feng Xiaogang, en activo desde mediados de los 90, con una quincena de películas en su haber. Partiendo ya del formato circular del encuadre, creando la sensación de distancia de un catalejo, que en ocasiones cambia a cuadrado.

Aunque no queda ahí la cosa, el argumento raya lo absurdo, como en ocasiones puede llegarnos a parecer la burocracia y las normas legales, así como quienes las dictan. La historia está basada en una novela propia del guionista, Liu Zhenyun, I did not kill my husband, que bajo el prisma del humor cuenta una dramática historia sobre la ley de sólo poder tener un hijo, que existe en China.

Una joven litiga durante diez años en los juzgados para que al menos escuchen su patética historia. Tras divorciarse de su marido, en teoría para conseguir un apartamento, este se casa con otra mujer. Lo que pide a los jueces es que declaren nulo ese falso divorcio para divorciarse nuevamente por motivos reales.

Fang Bingbing clava un personaje atormentado, con un plan preconcebido de venganza

La criticada explicación final de la protagonista torna la cinta en puro drama y la pantalla se vuelve completa, no siendo más que otra manera de dar una vuelta de tuerca, al igual que con el guión, liberando el celuloide retorcido.

La convincente interpretación de su protagonista femenina Fan Bingbing, le valió en San Sebastián a la cinta un segundo premio, la Concha de plata a mejor actriz. Y desde aquí,  también destacamos la evocadora música del filme de Wei Du.

Como se puede imaginar el cambio de título del original, Yo no soy Pan Jinlian a Yo no soy Madame Bovary es debido a lo desconocido que puede resultar el nombre de una femme fatale de la literatura china del siglo XVII, traducible por Madame Bovary, en Occidente.

SECUENCIA CINEFILIA

Momento en que ocurre nuestra secuencia cinefilia

Aunque la cinta no para de sorprendernos, hay un diálogo que se nos ha quedado grabado tras el visionado de la cinta por sus connotaciones tan obviamente machistas pero que en la película cobran otro sentido. Ella: “¿Sabes que lo que hiciste anoche está mal? Me violaste”. Él: “¿Te gustó?”

CONCHA DE ORO

La Concha de Oro es la mayor distinción que se concede en el Festival de cine de San Sebastián cada año a la mejor película. Aunque también se han entregado dos honoríficas, en 1981 a Luis Buñuel y en 2007 a Carlos Saura.

España y EEUU son los dos países que más veces la han conseguido, la primera en 15 ocasiones y la segunda en 12. Las siguientes son Francia e Italia, seguidas a mucha distancia por México. China es la primera vez que lo consigue con una producción completamente del país, la otra vez fue con la coproducción con Hong Kong, Ciudad de vida y muerte, en 2009.

Magical girl, recibió la Concha de oro y la de plata para su director Carlos Vermut.

En España han destacado los premios a Magical girl (2014), Los lunes al sol (2002), Días contados (1994), Alas de mariposa (1991), Furtivos (1975) o El espíritu de la colmena (1973), así como la argentina Un lugar en el mundo (1992) con José Sacristán. Manuel Gutiérrez Aragón e Imanol Uribe se han llevado la Concha en dos ocasiones.

El rostro impenetrable (1961), América, América (1964), Dos en la carretera (1967), Badlands (1974) o La ley de la calle (1984), son ejemplos de producciones norteamericanas ganadoras, siendo Coppola, con esta cinta, el último autor americano en conseguirla. Aunque el ruso Andréi Konchalovski y el hongkonés Wayne Wang se han llevado la Concha para este país en 1989 y en 2007, por última vez.

En Europa, destacan  las francesas En la casa (2012), No va más (1997) y La rodilla de Clara (1973), de François Ozon, Claude Chabrol y Eric Rohmer, respectivamente.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: