CINEFILIA

Un Pulitzer de Oscar

Fences (2016) *** EEUU. 139 min.

La valía de esta película nos consta que viene de la obra de teatro ganadora del Pulitzer y de la interpretación de Denzel Washington, no tanto de la dirección del mismo, que en ocasiones y a pesar del poder del texto de August Wilson -que también ha escrito el guión- se endurece en su relato y no encuentra más solución que los primeros planos del propio actor.

De esta manera podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que Washington no se ha cubierto de gloria como director aunque lo lleva intentando desde 2002 que realizó su primera película, siendo esta su tercera cinta y por la que no se le ha nominado al Oscar como tal, sino como intérprete.

El argumento guarda más de una paralelismo con Muerte de un viajante de Arthur Miller, llevada al terreno afroamericano. Una familia de color compuesta por los padres y sus dos hijos varones en los años cincuenta de los EEUU, se ve fuertemente dominada por la egoísta personalidad del padre, que les gobierna con mano férrea a pesar de tener secretos que pueden desestabilizarla.

Jovan Adepo y Denzel Washington, padre e hijo, mantienen una difícil relación

Tanto Denzel Washington como Viola Davies protagonizaron la reposición de la obra en los escenarios en 2010, ganando los premios Tony relativos a mejor interpretación, junto con el de mejor obra. Ahora, también ambos han sido nominados al Oscar –ella, incomprensiblemente como actriz secundaria- junto con el guión y la propia película.  

Quizás ese poso teatral se deja notar demasiado en la cinta, haciéndose algo espeso el texto y guardando una estructura en actos, tan reconocible en sus elipsis entre uno y otro, que por fuerza le resta valor como obra cinematográfica, a pesar de su reconocimiento en escena.

ESCENA CINEFILIA:

La confesión de Troy (Washington) a su esposa sorprende por lo inesperado de la misma y es un punto de inflexión que provoca los momentos más dramáticos.

4 NOMINACIONES AL OSCAR: Mejor película, actor, actriz secundaria y guión adaptado.


UN SIGLO DE PULITZERS EN CINE

Vivien Leigh y Marlon Brando en la poderosa adaptación al cine de Un tranvía llamado deseo

Posiblemente el Pulitzer sea el premio teatral (aunque se concede en otras 21 categorías) de más reconocimiento en EEUU, con permiso del Tony, que premia la representación de la obra, por lo que aquel tiene más valor internacional.

Se concede desde 1918, habiendo quedado desierto en 14 ocasiones en esta categoría, aunque podemos decir que cumplen un siglo, ya que fueron creados en 1917 por el editor Joseph Pulitzer y la Universidad de Columbia.

De la evidente vasta selección de obras, próxima al centenar, han salido clásicos del cine con mejor y peor fortuna, desde Anna Christie de Eugene O´Neill, en 1922, cuya adaptación fue la primera película sonora de Greta Garbo hasta recientes musicales como A Chorus Line (1976) o Rent (1996) pasando por dramas de Tennessee Williams como Un tranvía llamado deseo y La gata sobre el tejado de zinc o el citado clásico de Arthur Miller, Muerte de un viajante.

Angels in America, producción HBO de 2003 con Al Pacino y Meryl Streep, sobre el SIDA

Otros éxitos en cine han sido: Picnic, El diario de Ana Frank, Largo viaje del día hacia la noche, Crímenes del corazón, Glengarry Glen Ross, Paseando a Miss Daisy, Perdidos en Yonkers o Rabbit Hole (Los secretos del corazón, en España). Añadir que la polémica Angels in America de Tony Kushner, por su longitud y quizás también por su temática gay, se prefirió adaptar para una miniserie de televisión, dirigida por Mike Nichols y con estrellas de cine.

Entre los autores premiados, además de los citados, destacamos al trío de autores de South Pacific, Richard Rodgers, Oscar Hammerstein II y Joshua Logan, Edward Albee, Sam Shepard, David Mamet, Stephen Sondheim o Neil Simon, que también han trabajado en el cine.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: