CINEFILIA

Reviviendo la tragedia

Manchester frente al mar (Manchester by the Sea, 2016) ** EEUU. 135 min.

Parece que la globalización también ha llegado a la crítica cinematográfica y como en otros casos recientes, la opinión parece unánime, tachando de obra maestra a una película tan imperfecta como es Manchester frente al mar.

Un hombre vuelve al pueblo donde residió con su familia tras la muerte de su hermano, allí se enfrentará a recuerdos que explican la razón por la que se vio obligado a abandonarlo, azotado por la culpa que no le deja avanzar como persona.

Sí que es cierto que tiene un argumento no falto de interés que se nos explica poco a poco, pero quizás demasiado tarde, cuando ya hemos caído en el sopor. De hecho, todo el principio de la llegada del protagonista al pueblo, se hace confuso con los flashbacks de su hermano hospitalizado que poco aportan a la trama y la alargan innecesariamente.

Michelle Williams y Casey Affleck en el encuentro que todos esperamos, casi al final de la película 

El gusto de la Academia por las historias demoledoras –y largas- queda patente con las seis nominaciones conseguidas a los Oscar, que incluyen película, dirección, guión, los actores Casey Affleck y Lucas Hedges, tío y sobrino en la ficción, e incluso el fugaz papel de Michelle Williams, que ciertamente tiene una reveladora escena.

Una dramática película sobre la culpa, generada por errores involuntarios pero que dan un vuelco de 180 grados a nuestras vidas, cuyo autor Kenneth Lonergan nos cuenta de manera espesa y tediosa, como fragmentos de una vida que se van desprendiendo y es el espectador quien tiene que colocarlos, amén de un tufillo indie ya muy visto.

ESCENA CINEFILIA

No sabemos si merece su nominación al Oscar por una única secuencia pero desde luego Michelle Williams se sale en la escena en que se disculpa con su ex marido. Aunque, todo hay que decirlo, tiene fallos de racord en los contraplanos.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: