CINEFILIA

Emociones fuertes

Lion (2016) *** AUSTRALIA. 120 min.

Decir que Lion es lacrimógena es poco. Además de mostrar las condiciones infrahumanas en que viven dos hermanos en un poblado de La India, también ahonda en el gran cariño que los une y los momentos de felicidad que tienen robando carbón y consiguiendo leche a cambio, que comparten con el resto de su familia, su madre y su hermana pequeña.

A pesar de no llevar una vida fácil, la vida del más pequeño de los dos se complicará aún más a partir del momento en que se sube a un tren estacionado, se duerme y aparece a miles de kilómetros en Calcuta, donde se habla otra lengua y debido a su corta edad (5 años) no sabe decir de dónde viene o ni siquiera el nombre de su propia madre.

La sensación de desolación es absoluta para el niño, sin contar los múltiples peligros que le acechan a cada paso que da en soledad. Tras esquivar unos cuantos gracias a su pericia, acaba siendo adoptado por una bondadosa pareja en Australia. La posibilidad de encontrar a su familia de origen, gracias a la aplicación de Google Earth, se convertirá en una obsesión cuando alcanza la madurez.

David Wenham (El señor de los anillos, 300), Dev Patel y Nicole Kidman.

El melodrama está servido en varias raciones, provocando una honda pena en el espectador y más si cabe sabiendo que es una historia real que se repite muy a menudo en zonas tan desarraigadas.

Conmovedora hasta decir basta, la cinta ha emocionado de tal manera a la Academia de Hollywood que ha sido nominada a seis estatuillas, incluyendo mejor película y como actores secundarios a Dev Patel y a Nicole Kidman. Así como guión, fotografía y banda sonora.

Basada en una novela autobiográfica del propio niño, Saroo Brierley, el guionista de Life (reciente biopic de James Dean), Luke Davies, consigue una compacta historia sin reforzar las ya cargadas tintas, cuyo director, Garth Davis, reconocido realizador de anuncios -que cuenta además con un documental y un par de miniseries- consigue el más emocionante que se haya hecho nunca posiblemente.

SECUENCIA CINEFILIA

Uno de los momentos más duros de la película es cuando el desvalido niño es recogido por una aparente buena mujer que lo entrega a un hombre que a saber qué planes tiene para él. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: