CINEFILIA

El gélido humor europeo

Toni Erdmann (2016) ** ALEMANIA- AUSTRIA. 162 min.

Película de buenas intenciones en su argumento pero que resulta un mal trago debido en parte a su exceso de metraje que sobrepasa las dos horas y media. Sin embargo, parece haber convencido a Academias tan formales como la europea y a gran parte de la crítica, por no decir a toda.

Una mujer dedicada en cuerpo y alma al trabajo, que encima conlleva la asesoría a grandes empresas para que despidan a trabajadores, recibe la visita inesperada de su padre, un hombre de mediana edad bromista y desenfadado que le pregunta que si es feliz e irá minando su reuniones de trabajo que siempre le exigen una gran responsabilidad.

Si, las ideas que expone Toni Erdmann son absolutamente defendibles. Aunque la crítica social que hace de la deshumanización y los retratos psicológicos de los personajes estén bien perfilados, su tosco humor y sus formas chabacanas y reiterativas acaban aburriendo hasta la desesperación, además de provocar situaciones cada vez más absurdas y sin ninguna credibilidad.


Sus protagonistas, Peter Simonischek y Sandra Hüller, padre e hija, (en la foto) abordan unos personajes tan extremos que se convierten en meras caricaturas de las que por difícil que parezca salen airosos.

Sin embargo, la dirección de Maren Ade, autora también del guión, se le va de las manos sin remedio. Parece querer llegar a las cotas de genialidad del griego Yorgos Lanthimos en sus planteamientos pero lo único que consigue es exasperar y adormecer a partes iguales. Lo que podría haber sido un pequeña gran película de 80 ó 90 minutos se convierte en un gran bluff de casi tres horas.

ESCENA CINEFILIA

Las incómodas escenas que la protagonista femenina lleva a cabo tanto en la habitación del hotel con su amante como la fiesta que improvisadamente decide que sea nudista.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: