CINEFILIA

Entre pillos anda el juego

El hombre de las mil caras (2016) ** 123 min.

Estrenada en el Festival de San Sebastián la semana pasada, llega rauda a las carteleras este thriller de espionaje basado en la vida de Francisco Paesa, sobre el libro de Manuel Cerdán, El espía de las mil caras, donde casi adquiere más protagonismo el personaje de Luis Roldán, ex director general de la guardia civil que robó 1.500 millones de pesetas -según la película- del erario público, en los años 90 y que desapareció durante casi un año con la ayuda de Paesa.

Películas como esta que nos desvelan datos sobre la corrupción política en España, definitivamente son necesarias. Por otro lado, el ritmo inferido a la cinta parece el adecuado para una trama tan compleja como la que nos presenta. Sin embargo, hay algo que no funciona en “El hombre de las mil caras”. Por lo menos, no al nivel de otras películas de Alberto Rodríguez tan conseguidas como “La isla mínima”, “Grupo 7” o “7 vírgenes”.

Aunque como él mismo dice, en una película de espías uno nunca lo entiende todo, el problema de la cinta no es sólo que haya demasiada información para el espectador, y más aún para el que no siguiera al dedillo las corruptulas del agente del CESID, sino que no haya sabido dosificarla correctamente. Bastante aceptable hasta la hora y media, punto en el que empieza a ocurrir todo como a matacaballo, si se me permite la expresión.

Emilio Gutiérrez Caba tiene un breve pero intenso papel, de identidad desconocida

La caracterización de Carlos Santos (más conocido por su vis cómica en series como Los hombres de Paco) en Luis Roldán está muy conseguida, amén de su actuación y el enigmático personaje que interpreta Emilio Gutiérrez Caba, a pesar de su brevedad, es inquietante. Sin embargo, Eduard Fernández, aunque no sea por su buen hacer, no consigue transmitir el magnetismo que parece ser que tenía el verdadero Francisco Paesa, posiblemente más por un tema de guión.

En cuanto al resto del reparto, Marta Etura está correcta como la esposa de Roldán y José Coronado en un papel metido un poco con calzador, como narrador omnisciente al estilo de Ray Liotta en “Uno de los nuestros”. En un plano más secundario destacan Pedro Casablanc (B), Jimmy Shaw (WAX) o Israel Elejalde (Magical girl).

LA ESCENA

Son de especial hilaridad las secuencias en las que Roldán alardea de que le gusta la música clásica y se confunde de autor o de estar leyendo cuando realmente está viendo la tele.


PELÍCULAS RELACIONADAS MÁS ACTUALES

La corrupción política se ha puesto de moda en el cine español, será por algo. Recientemente hemos visto atrevidas películas que exponen este tema con el consiguiente desprecio del gobierno por el cine español, llegando a conseguir que el propio ministro de cultura no acudiese a la entrega de los Goya. Las más recientes son:

“Cien años de perdón” también contaba en el reparto con José Coronado

Cien años de perdón (2016)

Un competente guión de Guerricaechevarría dirigido por Daniel Calparsoro desmantelaba una trama de corrupción del partido en el gobierno –ahora en funciones- que pretendían confundir con un robo en un banco. Sin decir nombres, todo el que la vea sabe de quien se está hablando. 

B (2015)

El sumario de la vista por la financiación ilegal del PP en la que declaraba Bárcenas servía de guión literalmente para esta recomendable ópera prima de David Ilundain. Alberto San Juan dirigió la obra de teatro (Ruz-Bárcenas) en la que se basa la cinta, con los mismos actores.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: