CINEFILIA

¿Quién es el monstruo?

Money Monster (2016) **

Estamos ante el típico producto norteamericano mucho ruido y pocas nueces. Se supone que tiene un trasfondo de denuncia y un planteamiento efectista con un secuestro ante las cámaras de un programa de televisión con millones de espectadores. La película podría dar para mucho más pero el problema es que no consigue generar el suspense que pretende.

Lo que podría haber sido una tensa situación en un estudio de televisión, que ofrecía mucho juego teatral para sus intérpretes, se desvanece entre personajes secundarios que andan fuera haciendo todo tipo de gestiones en relación al fraude económico que origina el conflicto.

El trío de actores elegidos, aparentemente perfecto, tampoco nos consigue transmitir las fuertes emociones que se supone que deberían. Por muy osado que sea el personaje de George Clooney cuesta creer que con un chaleco de explosivos replique de esa manera a su agresor Jack O´Connell,  que es el que mejor defiende su papel. 

Jodie Foster dirigiendo al actor inglés Jack O´Connell.

En cuanto a Julia Roberts que cree haber encontrado el quiz de la interpretación ideal en la contención, a veces debería perder un poco la calma ante tal situación, por muy profesional que sea, el personaje me refiero: una productora de televisión que mantiene una perfecta realización del programa a pesar de las circunstancias.

 Y es que otra actriz de similares características es la que los dirige, Jodie Foster. Metida a directora desde principios de los 90, la que fuera niña prodigio desde los siete años y que con menos de 15 interpretó a la joven prostituta de “Taxi Driver”, articula un filme mediocre, eso sí, entretenido para una aburrida tarde de domingo ante la televisión.

ESCENA CINEFILILIA

Si ya ha habido cosas que nos ha costado admitir en situaciones y personajes de esta floja película, ver a George Clooney pidiendo una ambulancia hacia el final, cuando todo está siendo retransmitido por televisión en riguroso directo, es para decir basta.


JODIE FOSTER DETRÁS DE LA CÁMARA

Mel Gibson sólo encuentra consuelo en un castor de trapo en el regreso como directora de Jodie Foster, tras años de inactividad.

El mismo año que esta gran actriz, que ya nos había emocionado en duros personajes (como el citado arriba o el de violada en “Acusados”), nos ofrecía uno de los papeles clave de su carrera, el de la detective Clarisse Starling de “El silencio de los corderos”, estrenaba también su primer filme, como directora: “El pequeño Tate” (1991). La historia de un niño superdotado, donde se reservaba el papel de una madre que se enfrentaba con la tutora de su hijo.

Antes había probado suerte con un capítulo de “Cuentos desde la oscuridad” para televisión, medio al que volvería para dirigir episodios de “House of Cards” o “Orange is the New Black”.

En su siguiente película “A casa por vacaciones” (1995), no quiso intervenir como actriz pero estuvo arropada por un equipo de conocidos actores como Holly Hunter, Robert Downey Jr., Anne Bancroft o Geraldine Chaplin.

Y no fue hasta 16 años después para acompañar y a la vez dirigir a Mel Gibson, que se pusiera detrás de las cámaras en la excéntrica “El castor” (2011).

“Money Monster” es su cuarta película y parece que tiene en proyecto un telefilme titulado “Charlie”, sobre una mujer alcohólica que encuentra un perro del que piensa que es la reencarnación de su madre.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: