CINEFILIA

Los monstruos de Frankenstein

Victor Frankenstein (2015) ***

Si a alguien, tras ver el último Drácula, se le ha pasado por la cabeza que este Frankenstein va a ser igual de light, se equivoca. Es un Frankenstein con todo -monstruos (más de uno), electricidad, castillos, mad doctor- y más: Igor (Daniel Radcliffe) cobra más protagonismo y vemos sus orígenes circenses, hay policías de Scotland Yard que les persiguen, pijos con pinta de nazis que subvencionan los experimentos con intenciones no muy claras y una imaginería del mito muy integrada.

La cinta consigue una perfecta ambientación del mundo gótico con un toque steampunk pero le pasa un poco como al monstruo que construyen. Tiene dos corazones, cuatro pulmones, es un intento de hacer una creación más fuerte pero que acaba sobrecargada. Hay muchas tramas bien desarrolladas que podrían dar para empezar una nueva saga. Pendiente queda la creación femenina porque aquí la única novia que sale es la de Igor.

Podría ser una precuela, con los primeros intentos de crear vida o un reboot e incluso un piloto de una serie. No por nada, su director Paul McGuigan  está especializado en pilotos para televisión y aunque también ha probado suerte en cine, es más popular por dirigir capítulos de “Sherlock” o “Criadas y malvadas”, por ejemplo.

Digno remake que va más allá de la simple actualización de efectos.  Recomendada para curiosos, fans del mito, de Harry Potter y aventureros cinéfilos en general. No se arrepentirán.


SECUENCIA CINEFILIA

La extracción de la chepa de Igor es como para quedarse sin habla aunque un poco demasiado efectista en 3, 2, 1… nos hace pensar en una peculiaridad de Victor que no habíamos visto; como mago, que no le pega demasiado.


FRANKENSTEIN EN EL CINE

Tres películas mudas de 1910, 1915 y 1921 preceden al clásico de James Whale “El doctor Frankenstein” (1931) con Boris Karloff, a la que sigue la imprescindible “La novia de Frankenstein” (1935) y una serie de cintas producidas todas por Universal. A esto hay que añadir una pieza del expresionismo alemán como “El Golem” (1920) sobre un mito judío pero con mucho que ver con el moderno Prometeo.

 En 1957, la productora inglesa Hammer reinterpreta el personaje por primera vez en color en “La Maldición de Frankenstein” con Cristopher Lee caracterizado como el monstruo y Peter Cushing como el renombrado barón von Frankenstein, dando lugar a toda una saga dirigida en su mayor parte por Terence Fisher.

1910, 1931, 1957, 1994.


En los 70, la criatura aparece en películas de Víctor Erice o Jesús Franco y Mel Brooks hace una magnífica parodia en “El jovencito Frankenstein” con Gene Wider, mientras que la Hammer todavía produce una versión más con David Prowse (Darth Vader), “Frankenstein y el monstruo del infierno” (1973). Existen además, versiones italianas y francesas e incluso japonesas.

Mención aparte merecen sus versiones más camp. Por un lado la producción de Andy Warhol “Carne para Frankenstein” (1973), dirigida por Paul Morrisey y la adaptación musical trans que se convertiría en película de culto, “Rocky Horror Picture Show” (1978).

 En los 80, Antonio Mercero, Paul Naschy o Gonzalo Suárez (Remando al viento) utilizan el mito en el cine español e incluso Sting pone cara al doctor en “La prometida”, terminando la década con dos curiosidades: la versión de Roger Corman, “Frankenstein Unbound” y la irreverente comedia “Frankenhooker”, donde la criatura es fabricada a base de trozos de prostitutas. 

En 1994, Kenneth Branagh presenta la que se supone es la versión de la autora “Frankenstein de Mary Shelley”, donde él mismo interpreta al médico y Robert De Niro al monstruo. Desde entonces no han parado de salir diferentes adaptaciones casi cada año hasta esta de 2015, año en que también se estrenó “FRANK3N5T31N” con Carrie-Ann Moss (Matrix),  que sitúa la acción en el presente y dirige Bernard Rose (Candyman).  







Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: